A DIOS ROGANDO Y CON LA TIZONA DANDO

EL CID

Título Original: El Cid

Año: 1961

País: Estados Unidos

Duración: 184 minutos

Dirección: Anthony Mann

Reparto: Charlton Heston, Sophia Loren, Raf Vallone, Genevieve Page, John Fraser

Marco Temporal: 1058-1099

Marco Espacial: España



El emir africano Ben Yusuf proclama la guerra santa contra los cristianos de España exhortando a los fieles a quemar los libros, convertir a los poetas en guerreros, que los doctores fabriquen veneno para las flechas, que los hombres de ciencia inventen maquinas de guerra, y después que maten y arrasen a los infieles. La España del siglo XI se ve asolada por una oleada de fanatismo islámico mientras los sacerdotes católicos rezan al cielo por alguien que les de esperanza. Como respuesta a sus plegarias un caballero que acude a sus esponsales se destaca por encima de los demás, es Rodrigo Díaz de Vivar, y un acto de misericordia con unos cautivos musulmanes le hará ganarse el sobrenombre de "El Cid". 

La película de Anthony Mann producida por Samuel Bronston, experto en magnas superproducciones hollywoodienses, es muy conocida, y está ampliamente comentada como para poder decir algo que suene a nuevo sobre ella. Como se deduce del título, el film va a contar las gestas y vida del protagonista, el guerrero castellano que se convirtió en mítico gracias a los romances y cantares que sobre él corrieron por la España medieval. Rodrigo Díaz de Vivar se convierte gracias a la magia del cine en un caballero sin tacha, valiente, honrado y dotado de todas las virtudes que se le imaginaban al buen caballero cristiano, y gracias a lo cual conquista el corazón de la bella Jimena, y derrota a todo fanático que se le ponga por delante, aún cuando no cuente con el beneplácito de los poderes establecidos, en este caso el rey de Castilla, Alfonso VI.

Fue rodada en pueblos españoles que cambiaron su identidad por necesidades del guión, así Torrelobatón se convirtió en Vivar, Belmonte en Calahorra, y Peñíscola en Valencia. Los italianos, que aparecen en algunas fichas de la película como coproductores del film, aportaron sus estudios para algunas escenas, y a su mega estrella del momento la Loren, a quien se le subieron bastante los humos llegando a demandar a los productores por atreverse a poner su nombre por debajo del de Heston, con quien además no se llevó demasiado bien (las malas lenguas decían que éste no era muy aficionado al jabón).

"El Cid", como viene siendo habitual en las producciones históricas americanas, está plagada de errores, tergiversaciones, o cambios en hechos, fechas y personajes, lo cual no la priva de ser una buena película, que convirtió en internacional un personaje que hasta entonces sólo conocían los estudiantes de España. Hasta el presidente Kennedy se citó con Charlton para que le hablara más del tal "Cid".

Es curioso que inicialmente la idea fuera española, concretamente de Rafael Gil, que en los 50 pensó en realizar una de esas películas patrias de ensalzamiento histórico tan de moda por aquellos años. El guión del proyecto español era de Vicente Escrivá asesorado por Gonzalo Menéndez Pidal, y los protagonistas iban a ser Paco Rabal y posiblemente Sara Montiel. Entonces aparece Bronston compra los derechos, la idea, y realiza la película que hoy conocemos, cambia guión, pone de director a Anthony Mann y éste sorprendentemente y por petición de su mujer, Sara Montiel, otorga el papel de Jimena a la explosiva italiana. Podemos especular como hubiera sido la película resultante, pero sin duda el impacto internacional no hubiera sido el mismo. Y si no que se lo pregunten a la oficina de Turismo de Peñíscola.

Y sí, Youtube la tiene entera y en castellano. Si aún queda alguien sin ver tamaña superproducción, no sé a que está esperando, ¡venga a coger la espada y a repartir mandobles! (metafóricamente hablando, claro está. No vaya a ser que alguno se emocione).

No hay comentarios:

Publicar un comentario