CABALLEROS LEGENDARIOS

TEMPLARIOS

Si hay algo que viene a la imaginación popular cuando se le menciona Edad Media son dos cosas: monjes y caballeros. De ambos conceptos surgieron las llamadas ordenes, por un lado las mendicantes y por el otro las militares. De la fusión de ambas surgió el concepto de monje guerrero, y ninguna orden ha hecho correr tantos ríos de tinta como la Orden de los Caballeros del Templo de Salomón, antes conocidos como los Pobres Caballeros de Cristo, y popularmente recordados como Templarios.

La fundación. Hugo de Payns(1070-1136) fue el fundador y primer Gran Maestre de la Orden del Temple. En 1118, una vez tomada Jerusalén, Hugo con 8 caballeros más, solicita al nuevo rey de Jerusalén, Balduino II, autorización para fundar una orden para proteger a los peregrinos que visiten la ciudad Santa. El rey les da permiso y la mezquita de Al-Aksa como sede, ya que se decía que se levantaba sobre el antiguo templo de Salomón. La inmensa atracción que han despertado los templarios se vio reflejada en el arte sobre todo desde el siglo XIX. Lehmann pintó en 1841 un retrato de como imaginaba él al primer Gran Maestre, pintura que hoy se conserva en Versalles. El cine y la televisión mitificaron a los caballeros del Templo, y llevaron sus misterios hasta la actualidad en la mini serie "La sangre de los templarios"(2004) donde Harald Krassnitzer encarna a un moderno maestre templario.
Reclutamientos. Los primeros años para la nueva orden pasaron en conseguir el beneplácito de la Iglesia, y en reclutar nuevos miembros para conformar un ejército destinado a combatir a los musulmanes y defender los Santos Lugares. La aceptación por parte de Bernardo de Claraval, abad principal de la Orden monástica del Císter, fue fundamental para el desarrollo de los templarios. La influencias del cisterciense pusieron en movimiento el concilio que terminaría con aceptar la orden y recomendar la colaboración de los nobles en ella, es el Concilio de Troyes de 1128. San Bernardo y un clérigo se encargaron de redactar la regla que regiría la vida de los nuevos caballeros. F.M.Granet recrea en su cuadro de 1840 el concilio que instituye la Orden del Temple. Tim Abell interpreta a un templario de 1187 en horas bajas en "Soldado de Dios" (2005), que además se rodó en parte en Málaga (España).  
Reglamento. A los 3 votos habituales de los monjes:  obediencia, pobreza, y castidad, se añadió un cuarto, la obligación de luchar en defensa de los Lugares Santos. Luego se redactaron 72 artículos que reglamentaban el comportamiento del caballero templario: no podía llevar el pelo largo, besar mujeres, ni cazar animal alguno, salvo el león, podían llevar barba y bigote y la ropa, y capa blanca estaba reservada para los caballeros no para los sirvientes. Que el interés por los templarios llega a todos los sitios se puede comprobar en la curiosa escultura de Victor Rixo que dentro de un árbol podemos admirar en Priaranza del Bierzo(España). James Purefoy es un caballero templario de regreso a su maltratado país en "Templario" (2011). 
Primeros privilegios. En 1147 el Papa Eugenio III concede a los caballeros el privilegio de llevar en su manto la cruz bermeja, llamada la cruz de las ocho beatitudes. Desde entonces los templarios lucirán sobre el costado izquierdo de sus mantos la cruz roja que les hará famosos. También su segundo Gran Maestre, Robert de Craon consiguió que los templarios sólo estuvieran sujetos a la autoridad papal, y obtuvieran permisos para construir capillas, oratorios, y cementerios. El pintor y escenógrafo A. Sanquirico realizó en 1820 un imaginativo dibujo de lo que pensaba serían las tumbas de los caballeros templarios. En "Templario 2. Batalla por la sangre"(2014) es el actor Tom Austen el que toma el relevo en una cinta que usa el nombre de los templarios como excusa para realizar una floja película de ambientación medieval.
La iniciación. Quien quisiera ser caballero templario debía ser aceptado por el Tribunal de los 12 Hermanos Mayores. Tras ser seleccionado cuidadosamente, pues no se admitía a todo el mundo, se le interrogaba, se le sometía a unas pruebas preparatorias, y finalmente comparecía ente el Tribunal sin espada, sin capa, y con la cabeza descubierta, se le leían las reglas de la Orden, se le obligaba a prestar juramento, y finalmente al ser aceptado se le recordaba que sólo tenía derecho a pan y agua, pobres vestiduras y cama, y a realizar duros trabajos en un estado casi de miseria. La ceremonia remataba entregándole la capa, la espada, una cruz, y el beso de fraternidad. Ya era un templario pero durante un tiempo tendría que ir siempre acompañado de un maestro. El pintor sudafricano J. Askew en su cuadro "Jerusalén" refleja las luchas de los caballeros en Tierra Santa. En "Arn: El caballero templario"(2007) Joakim Nätterqvist interpreta al caballero sueco que acaba sirviendo al Temple en Tierra Santa.
Banqueros. El tercer Gran Maestre, Evrard des Barrés (1113-1174) tuvo que acudir al rescate del rey francés, Luis VI, a quien además le prestó 20.000 francos de plata. Desde ese momento los templarios empiezan a ver las ventajas de convertirse en los custodios del dinero de otros. Para proteger a los peregrinos les ofrecen custodiar sus joyas y dinero en las arcas del Temple a cambio de una carta con un código cifrado, así cada vez que necesitaban dinero sólo tenían que acudir a la encomienda del Temple más cercano. Pronto se convirtieron en los principales banqueros mundiales, efectuando todo tipo de operaciones y transacciones, guardando las posesiones de reyes y particulares, y poseyendo flota propia. El artista Robert Ixer hace su propia interpretación de los templarios. El malvado templario de la novela más famosa de Walter Scott ha sido interpretado por numerosos actores, Ciarán Hinds lo fue en la serie "Ivanhoe" (1997).
Victoria o muerte. Los templarios se van ganando reputación de valerosos guerreros, y en las cruzadas protagonizan diversos hazañas que incrementan su fama. Eudes de Saint-Amand, octavo gran Maestre, se ganó las antipatías de muchos por su mal carácter, pero fue en su final donde dejó ejemplo de como actúan los templarios. Al ser capturado por Saladino tras la batalla de Ascalón 1177, el sultán le propuso intercambiarlo por su sobrino, prisionero de los cruzados. El gran Maestre replicó: "Por ningún motivo quiero dar un ejemplo que fomente la cobardía entre los monjes, que se dejarían capturar teniendo en mente el pago de un rescate. Un templario debe vencer o morir. Un rescate sólo se puede pagar con el propio puñal o el cinturón." Murió en 1179 en cautiverio. El escultor soriano Eduardo Mazariegos realizó la obra "Templarios" en piedra. Nicholas Cage debe de tener pinta de caballero templario porque desenfundó la espada a mayor gloria de Cristo al menos en dos ocasiones, "En tiempo de brujas"(2011) hace pareja con otro actor con cara de antiguo, Ron Perlman.     
Un Gran Maestre catalán. No sólo los franceses llegaban a ostentar el título de Gran Maestre, un catalán recién salido de las guerras contra los musulmanes en la España de la Reconquista, Arnaldo de Torroja, llega a comandar la Orden en 1180. El noveno Gran Maestre había nacido en Solsona, y sustituye al cautivo Eudes. Sagaz político dirime los enfrentamientos entre Hospitalarios y Templarios, al tiempo que consigue una tregua con el mismo Saladino. Muere en Tolosa en 1184 cuando acudía al Papa a solicitar una nueva cruzada. Desde la Edad Media en los pergaminos se reflejaban las victorias templarias como la representada tomando Jerusalén. Arnaldo es de los pocos maestres que tuvieron copia cinematográfica, en el caso del español fue un inglés, Steven Waddington quien lo interpreta en la mencionada película "Arn".
La locura. Que los templarios no siempre fueron el modelo de caballero cristiano que se pretendía lo demuestran algunos de los hechos en los que participaron. Varios de sus grandes maestros como el ya mencionado Eudes no eran modelo de virtudes, pero el décimo Gran Maestre pasó a la Historia por la locura que le llevó a su final. El flamenco Gerard de Ridefort (1140-1189) ayudó a Guy de Lusignan a conquistar la corona de Jerusalén, y sus errores propiciaron la derrota cristiana en los Cuernos de Hattin. Deshonra el código templario rindiendo fortalezas sin morir en su defensa hasta que en 1189 frente a a San Juan de Acre retirándose las tropas cristianas del campo de batalla, se niega a abandonarlo, y queda sólo gritando y conminando a los demás a volver a la lucha Es abandonado por los suyos, capturado, y ejecutado. Un fresco del siglo XII de la capilla templaria de Cressac muestra la carga de un caballero templario. Ulrich Thomsem es Gerard en "El reino de los cielos"(2005).
El auge. Los templarios fueron adquiriendo poder y protagonismo en los años siguientes. Algunos de los Grandes Maestres de la Orden participaron en la Reconquista de España donde consiguieron territorios y encomiendas, continuaron batallando en Tierra Santa alternando éxitos y fracasos, y sobre todo siguieron acumulando riquezas y haciendo que los principales monarcas de Europa dependieran de ellos. El propio Papa tuvo que recordarles que uno de sus votos era la obediencia. Incluso Guillaume de Sonnac llegó a estar en tan buenas relaciones con los musulmanes que se cuenta que a su muerte en 1250 en la batalla de Mansura, estos le lloraron como uno de los suyos. Una miniatura del siglo XIV retrata la batalla de Mansura y la rendición del rey francés Luis IX. Nicholas Cage esta vez acompañado el el ex Jedi, Hayden Christensen repite como templario en "Desterrados" (2014). Nos quedamos con la foto del Hayden aunque nadie diría que es un templario.
La detención. Tanto poder y tanta riqueza se sumaron a la soberbia y los errores sobre todo de Thibaud Gaudin(1229-1292), el vigésimo segundo Gran Maestre, todo lo cual despertó los recelos, desconfianza, y envidia de buena parte de los poderosos de su época. El rey de Francia, Felipe IV, viendo en las arcas templarias la solución a sus problemas económicos preparó un ataque en toda regla contra los poderosos templarios. El viernes 13 de octubre de 1307, el Gran Maestre Jacques de Molay y los templarios que se encuentran con él son detenidos. Las propiedades de los templarios son confiscadas. El cuadro de F.F. Richard de 1806 recoge el momento en que el último Gran Maestre está siendo interrogado ya con grilletes en los pies. Los daneses realizaron una trilogía para adolescentes en las que los templarios continúan en nuestros días, y un grupo de críos se dedica a desentrañar sus misterios: "El tesoro de los caballeros templarios: el arca" (2006),"El tesoro de los caballeros templarios: el Santo Grial" (2007),"El tesoro de los caballeros templarios:  la corona de serpientes" (2008), son las tres películas de la saga.
El final. Los templarios son perseguidos en toda Francia, y comienza un proceso contra ellos acusados de sacrilegio, herejía y sodomía, entre otras acusaciones. El Papa, Clemente V, da la orden de disolución. Su último Gran Maestre, Jacques de Molay(1244-1214), fue quemado vivo, no sin retractarse antes de sus confesiones arrancadas bajo tortura y de maldecir a todos los que cometieran tal injusticia: "Dios sabe quien se equivoca y ha pecado y la desgracia se abatirá pronto sobre aquellos que nos han condenado sin razón. Dios vengará nuestra muerte. Señor, sabed que, en verdad, todos aquellos que nos son contrarios, por nosotros van a sufrir. Clemente, tú también, Felipe, traidores a la palabra dada. ¡os emplazo a los dos ante el tribunal de Dios!...A ti Clemente, antes de cuarenta días, y a ti, Felipe, dentro de este año...". La maldición se cumplió. Una litografía del siglo XII mostraba la idea que los pintores románticos tenían del último líder templario. La serie francesa "Los Reyes malditos"(2005) tiene al recurrente Gerard Depardieu en el papel de Molay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario