EL GUERRERO CORREDOR

LA BATALLA DE MARATÓN


Título Original: La battaglia di Maratona

Año: 1959

País: Italia

Duración: 87 min.

Dirección: Mario Bava, Jacques Tourneaur 

Reparto: Steve Reeves, Mylene Demongeot, Daniela Rocca, Daniele Varga,  Sergio Fantoni, Alberto Lupo

Marco Temporal: 490 a.C.

Marco Espacial: Grecia


Corre el año 490 a.C. el ateniense Filipides acaba de proclamarse vencedor en los Juegos de Olimpia. Después de consagrar su corona de vencedor a la diosa Atenea, protectora de su ciudad, el atleta entra a formar parte de la Guardia Sagrada, un selecto grupo de guerreros encargados de defender la libertad de su patria. Cuando Filipides se convierte en jefe de la guardia consigue atraer la atención del ambicioso Teócrito, que desea en secreto el regreso del tirano Hipias y conspira para conseguirlo, viendo en el nuevo héroe de Atenas, un posible aliado a sus propósitos o un enemigo a quien abatir.  Ambos sin embargo comparten algo que los convierte en rivales, conseguir el amor de la bella Andromeda.

Años 50, producción italiana, Steve Reeves, túnicas y falditas cortas, ¡sí, un nuevo peplum ha llegado a la ciudad! Pues eso "La batalla de Maratón" utiliza la excusa de un acontecimiento histórico, la primera guerra médica ( no los de cabecera, los otros, los persas), para presentarnos al musculoso héroe arreglalotodo que además encandila a las damas. En este tipo de cine la fidelidad histórica no es desde luego el objetivo, y sí la diversión y la aventura para toda la familia. Hoy el "peplum" es un cine denostado, y sus películas son clasificadas como mínimo de serie "B", con un cierto desprecio. Sin embargo en su día el cine "de romanos " como se le llamaba, iba dirigido a todo tipo de público en general, y cosechaba un cierto éxito en taquilla. En estas producciones destacó por encima de todos, Steve Reeves, un Mister Universo al que nos vamos encontrando en este tipo de producciones, y que por tanto ya es un habitual del blog.

En "La batalla de Maratón" se le encargó la labor de dirección a Tourneaur quien debía de dotar al producto de una mayor seriedad, pero éste no llegó a acabar la película, algunos dicen que porque rodaba muy lento y caro, otros que por que enfermó, fuese cual fue el motivo el francés abandonó el rodaje, y al menos otros dos directores se encargaron de completar el inacabado film, dedicándose el experto en "peplums" Mario Baba a rodar las escenas de batalla. Con poco presupuesto y un protagonista que en su palmarés tenía poco más que haber interpretado a Hércules y haber ganado concursos de culturismo, el resultado final de la película no la coloca entre las mejor valoradas de la historia cinematográfica. Pero el film no engaña y en su época ofreció al público lo que éste esperaba, un nuevo héroe, Filipides, que sustituía al Hércules mítico. Este nuevo héroe tiene una base histórica en el conocido personaje cuya hazaña ha dado origen y nombre a una famosa prueba atlética, que por conocida ya no voy a comentar. En la película Filipides además de correr es prácticamente capaz de derrotar él solo a todo el ejército persa (hombres de esos ya no quedan), pero es que era lo que se esperaba del musculado muchacho.

Más de una crítica pone de vuelta y media a la vapuleada película, que si no tiene rigor histórico, que si los buzos, etc. Esperar rigor histórico en ciertas producciones es como esperar que políticos de partidos contrapuestos se pongan de acuerdo en otra cosa que no sea en subirse el sueldo, pero eso ni antes ni ahora, que ni "Gladiator" o "300", por poner un par de ejemplos, son un prodigio de exactitud y sin embargo se han llevado las alabanzas de muchos. En cuanto a la escena de los buzos de la que algunos se han permitido mofarse, pues debo añadir que se equivocan, es posible que la escena no esté bien realizada ( fue dirigida por un tercer director), pero sí se conoce la existencia de buzos al servicio de los ejércitos en la antigüedad, e incluso la protección de algunas bahías con empalizadas que algunos "hombres rana" tuvieron que localizar y desmantelar.

Dicho todo lo cual hay que darle una oportunidad a "La batalla de Maratón " que sin ser una de las grandes películas del cine, es una digna representante de un tipo de cine y de una época, eso sí no esperéis un gran registro dramático en el musculitos, sólo disfrutad de las peleas, la historia de amor, y el leve trasfondo histórico en el cual hacen su aparición personajes históricos como Milciades y Dario I.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario