EL MAESTRO ERRANTE

CONFUCIO


Título Original: Kong Zi

Año: 2010

País: China

Duración: 115 min.

Dirección: Hu Mei

Reparto: Chow Yu Fat, Zhou Xun, Xu Huanshan, Yao Lu, Ma Jingwu, Bi Yanjun.

Marco Temporal: 501 a.C.-479 a.C. 

Marco Espacial: China


Un anciano Confucio reflexiona sobre su pasado y recuerda cuando vivía en el reino de Lu. El maestro había ejercido un cargo menor en una población pequeña y el éxito de sus medidas había llegado a oídos del gobernante de Lu. A Confucio se le ofrece un cargo más importante en el gobierno del reino, sin embargo su postura ante una cuestión aparentemente intrascendente le enfrentará directamente a los nobles de Lu: Los discípulos del maestro han acogido a un niño esclavo que iba a ser enterrado con su amo, los herederos del difunto reclaman al huido para que sea sacrificado y enterrado junto con los demás esclavos en la tumba del señor.

"Confucio" a pesar del título no es la típica biografía al uso que sigue al personaje desde su tierna infancia hasta su final, y mientras se desarrolla nos ensalza el personaje sin límites. El film, siendo quién es el objeto de su interés, se prestaba a grandilocuencias, enseñanzas moralizantes y pedantería, pero con mucho acierto se huye de esto. La narración se centra en unos años muy concretos de la vida de Confucio, o como dicen ellos Kong Zi, los tiempos en que el maestro convertido primero en Ministro de Lu es después arrojado de la corte para vagar por los reinos chinos hasta su regreso al hogar. Tampoco la filosofía o las enseñanzas del pensador chino son la idea central de la película, si no más bien su implicación en la política y hechos de la época.

Para algunos el film puede ser decepcionante, pues si te acercas a él con la idea de encontrarte con algo cargado de profundos pensamientos, de enseñanzas filosóficas, y de frases de manual, te llevas el gran chasco; si por el contrario buscas un film épico de chinos saltando por los aires con espadas mágicas y patadas voladoras, pues tampoco hay de esto. "Confucio" es una película tranquila, que discurre suave, sin excesos, que cuenta cosas, que se recrea en los ambientes y en los pequeños detalles como la escena del río helado, y que no llega más allá porque el director no se atrevió. Supongo que la intención era realizar una superproducción que se pudiera vender en Occidente, y se temió que cargar las tintas sobre el personaje iba a espantar a muchos espectadores. Las criticas que circulan de la película son absolutamente contrapuestas, quienes aman el orientalismo y su filosofía, la odian; quienes disfrutan del cine oriental con toques históricos, la aman. El film está justo en el centro, ni tan aburrida como dicen unos, ni tan maravillosa como afirman otros. Es una película para aficionados al cine histórico, no para amantes de la filosofía, ni para amantes de lo épico, y si se ve con la idea de aprender algo del período en el que se mueve el personaje, quedaremos satisfechos, aunque finalmente de las enseñanzas de Confucio sólo tengamos algunos esbozos.

Como siempre ocurre con el cine oriental, las puestas en escena son espectaculares, y algunas batallas y movimientos de ejércitos están muy bien recreadas. Los vagabundeos del maestro son lo que ralentiza la acción, y lo que baja el nivel de una película cuya primera parte es muy buena.

Ahí os va enterita desde Youtube en castellano, no en latino como dice el título, y con una calidad de sonido regularcilla pero que se deja ver, mejor dicho oír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario