FUNDADORES DE ROMA

REX. LA FUNDACIÓN DE ROMA


Título Original: Rex. La fondazione di Roma


Autor: Dafne Amati


Año de Publicación: 2014


País: Italia


Marco Temporal: 753 a.C.


Marco Espacial: Italia


El joven pastor Remo puede hablar con su viejo carnero Pan, su empatía se extiende no sólo al rebaño sino también al resto de los animales. Los lobos le temen y respetan y no se atreven a atacar a los animales bajo su protección, a un sólo gesto del pastor se dispersan. La ciudad de las Siete Colinas quiere reclutarlo para sus tropas, lo que supondrá separarlo de su amada Angerona. En casa de sus padres no saben nada de su hermano gemelo Rómulo que lidera un grupo de bandidos.

La novela de Amati va a intentar novelizar. dándole un toque de realismo. la leyenda de la fundación de Roma por los dos hermanos gemelos Romulo y Remo. Se trataba de ver como dos muchachos salidos de la plebe llegaban a alzarse con el poder derrocando a un usurpador, por supuesto entroncándolos a ellos mismos con la realeza legítima. A pesar del título la narración no termina con la fundación de la ciudad de Roma, sino con la derrota de Amulio, y la revelación final del origen de los indómitos hermanos.

Para escribir una novela sobre mitología suele haber dos caminos: El primero pensar que la mitología enmascara hechos reales, y por tanto ignorar todo elemento fantástico de la historia e intentar darle a la narración un tinte de realismo histórico, es algo que, por ejemplo, realizaba Robert Graves con bastante acierto, aunque no suele ser del agrado de los puristas de la mitología. El segundo camino consiste en lanzarse por el terreno de lo fantástico, dejar de lado las especulaciones pseudohistóricas y sumergirse en el fabuloso mundo del mito con sus seres híbridos y sus dioses omnipotentes; y aún en este camino existen dos posibles vías, ser lo más respetuoso posible con el mito o innovar, recrear, e incluso modernizar la fábula, como vimos al comentar la obra del escritor Javier Negrete, "Señores del Olimpo". Tomar el segundo camino suele ser mejor valorado por el lector, aunque se corre el riesgo de hacer un ridículo espantoso.

La novela de Dafne Amati tiene un sólo fallo, y es que su escritora no se decide por cuál camino tomar, o incluso que vía emplear. La bisoñez de la escritora podría justificar su indecisión, pero es que al lector medio eso le importa más bien poco. La joven escritora, al menos lo era cuando escribió la novela, no se decide, no sabe si contarnos su versión del mito, si contarnos el mito tal cual, o si darnos una lección de realismo mítico, tal vez en busca de un tercer camino. El resultado final se queda en una promesa que no llega a culminar. Dejando abiertas las puertas para una continuación, que creo que a día de hoy no llegó a escribir, la italiana juega con elementos que le vienen grandes, y claro, su novela no pasa de un ligero tentempié que no llena los estómagos hambrientos de literatura mitológica, y que incluso puede no ayudar demasiado a la digestión con algunos elementos como la cabra parlante que parece salida de los dibujos animados de Disney (¡Ay, Dafne como nos marcan las películas de la infancia!).

Esperemos que la continuación, si la hubiese, mejore los fallos de la primera parte, le dé más consistencia a los personajes, y se decida ya por cómo nos va a contar el final del mito de Rómulo y Remo, pues el tema es más que interesante y merecedor de una buena novela. Y no es que "Rex" sea una obra desdeñable, pero los aficionados estamos acostumbrados a más, y escritores como Graves, Pressfield, Manfredi, Renault, Gemmell, y Negrete, por citar a unos pocos, han puesto el listón muy alto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario