HUÉRFANOS DE POSGUERRA

PARACUELLOS


Título Original:  Paracuellos

Guionista: Carlos Giménez

Dibujante: Carlos Giménez

Año de Publicación: 1975-2003

País: España

Marco Temporal: 1953-1954

Marco Espacial: España





1953. Carretera de Aragón km 14. Madrid. Dos niños saltan de un edificio por la ventana. Se escabullen hasta unos cubos de la basura donde hurgan hasta encontrar un preciado tesoro: cáscaras de naranja. Un chivato los ve y se lo comunica a su cuidador.  Los transgresores son castigados sin merienda y deben abofetearse uno al otro hasta que se les ordene parar. Los niños son huérfanos que viven en el Hogar de Garcia Morato.

"Paracuellos" es una serie de 6 tomos que recopilan distintas tiras en blanco y negro destinadas a contar la vida diaria de unos huérfanos durante la posguerra española en la década de los años de 1950. "Paracuellos" no es un cómic de personajes históricos, ni de grandes batallas, no cuenta intrigas cortesanas, o hechos históricos relevantes. Es el día a día de unos pobres niños entregados al Auxilio Social que viven en un lugar miserable, en condiciones misérrimas, tratados con extrema dureza, y que con sus distintas personalidades intentan sobrevivir lo mejor que pueden. 

La obra personalísima de Carlos Giménez ha sido considerado un cómic costumbrista, construido con sus recuerdos de infancia y los de algunos de sus compañeros del hogar de acogida. La serie de historietas retrata de una forma precisa la trastienda de una sociedad salida de una Guerra Civil. Sus historias cuentan el destino de esos niños abandonados tras las contiendas, y por eso no es un cómic fácil.  A primera vista tal vez sea el cómic menos histórico que he comentado, sin embargo cada una de sus páginas rezuma verdades atemporales y extrapolables a casi todas las naciones. En esos sencillos recuerdos infantiles hay mucha crítica a la deshumanización de las guerras, la crueldad de los vencedores, y en definitiva un homenaje a las víctimas más inocentes de todos los conflictos armados: los niños, que son quienes al final tienen que luchar con las consecuencias de lo que los adultos les han legado.

El dibujo de Giménez es sencillo, elemental, sin colores, ni grandes trazos, sólo lo básico; él mismo lo explicó en una entrevista: "yo aquí no tenía ningún interés en que me quedasen decorados bonitos, porque aunque lo que dibujes sea feo, el hecho de dibujarlo en grande, y si te sale bien todavía peor, queda bonito. Los decorados mínimos, las dos rayitas, la puertita, para que nadie pueda decir "Uy, que bonito", porque eses colegio no era bonito, era feo, y la sensación que tienes que dar es que en ese colegio no se pasa bien y no se vive bien."

Las historias que cuenta son también sencillas, pero reales, cercanas, creíbles, y por eso llegan al lector. Algunas son tan cercanas que más de uno podrá reconocerlas en su propia infancia, posiblemente no en un Hogar del Auxilio Social, pero sí en su colegio, con algún compañero, o profesor similar a los que tienen los personajes de Giménez. Sus pequeños héroes nos hacen sonreír pocas veces, llorar algunas, sufrir la mayoría. "Paracuellos" no es un cómic amable, no es un chiste, aunque desde fuera lo parezca, tampoco trata sobre fusilamientos o represaliados, pero igualmente te crea un nudo en la garganta cuando lo lees. Las pequeñas historias que el autor fue contando a lo largo de los años, y que finalmente se reunieron en 6 cómics, son a veces reiterativas, suenan a ya contado, pero siempre avanzan un paso más, nos traen un recuerdo nuevo: esos "tebeos" compartidos, ese amigo inolvidable, ese odiado chivato, ese aterrador profesor (siempre hay uno que mete más miedo que los monstruos de la Universal); todo forma un mosaico perfecto, retrato de una sociedad y una época, aunque salvando pequeños detalles que lo contextualizan podría estar sucediendo ahora en muchos lugares.

Las desventuras de estos niños en los albergues españoles de los 50 son una lectura muy recomendable, aunque es posible que más de un lector se resista a leer más allá del primer volumen, porque "Paracuellos" es un buen conjunto de historietas pero desde luego no es un cómic amable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario