ISABEL, LA MEDIADORA

REINA SANTA

  
Título Original: Reina Santa

Año: 1947

País: España

Duración: 110 min.

Dirección: Rafael Gil

Reparto: Maruchi Fresno, Antonio Vilar, Fernando Rey, Luis Peña, María Asquerino, José Nieto, Francisco Rabal.

Marco Temporal: 1271-1336

Marco Espacial: Portugal


A finales del siglo XIII el infante Don Alfonso de Portugal se disponía a luchar en rebeldía contra su hermano el Rey Don Dionis por la posesión de la corona. Ante la corte del rey de Portugal llega como mensajero el maestre de los templarios con duras noticias, su embajada ante el rebelde ha fracasado, el infante se obstina en reclamar la corona y llamar usurpador, bastardo y malnacido a su hermano. El rey jura colgar a su rebelde hermano de las murallas del mismo castillo en el que se refugia. Los consejeros del monarca le previenen de que el enfrentamiento con Don Alfonso puede degenerar en una guerra con sus aliados castellanos, para lo cual es necesario buscar una alianza matrimonial con el reino de Aragón gobernado por Pedro III.

Con "Reina Santa" se quería crear la gran película del cine español desbancando a las películas de la productora rival, Cifesa. Incluso se quiso traer a una artista de fama internacional, Madelaine Carroll, para el papel principal. Si en plena posguerra española el cine histórico era el que triunfaba en pantalla, y además tenía el beneplácito del régimen, con la historia contada en la "Reina Santa", se pretendía contentar a todos, incluida a la Iglesia, de forma que además de taquillazo pasara sin problemas la censura, y se pudiera vender en el país vecino. Que mejor personaje para biografiar que la reina Isabel de Aragón, que se convertiría por matrimonio en reina de Portugal. De eso va la película, una biografía o hagiografía, del personaje histórico de Isabel de Portugal, con especial atención a los enfrentamientos entre el rey Dionis y su hijo y heredero Alfonso, y las milagrosas intervenciones de la reina. Intrigas cortesanas, devaneos amorosos, misticismo y religiosidad, revueltas, algún que otro combate y torneo,  el consabido bufón, y mucho mensaje moralizador.

La película, que como podréis suponer, es un clásico en blanco y negro del cine franquista, recibió en su día algún que otro premio, y fue enormemente ensalzada por la crítica de la época. Con el paso de los años "Reina santa" ha envejecido mal, se le notan los años, y algunas cosas rechinarán a la mayoría del público. Los discursos grandilocuentes, las actuaciones, sobre todo de ellas con una exagerada beatitud, que en algún momento parece que les vayan a salir alas, los combates de espada que me recuerdan a los que me echaba yo de niño con espadas de madera; todo ello hace que la película haya perdido credibilidad y vistosidad. Sin embargo debajo de todos esas arrugas, de esos falsos decorados, queda un guión interesante, una interpretación de Fernando Rey, que sin ser de las mejores, ya señala al que luego será un magnífico actor, y una historia que refleja bastante bien las luchas por el poder en el Portugal medieval.

Por supuesto la película se presta, dada la fecha de producción y estreno, a muchas lecturas políticas, religiosas y filosóficas, pero eso va a gusto del consumidor, y como quiera enfocar el visionado del film: Unos la verán como un medio de aprender algo de historia medieval, otros como un documento de la época en que fue filmada con su connotaciones, y otros simplemente se reirán de lo desfasada que está, si es que son capaces de aguantarla hasta el final. Yo he de confesar que soporté con bastante buen talante la historia, a excepción de algunos escenas de Maruchi Fresno, cuya actuación por momentos era capaz de hacerme temblar los tímpanos.

Hoy es una película cuya realización es impensable, y ello la hace al menos algo interesante como rareza fílmica. Al que se atreva con ella deberá hacer un ejercicio de tolerancia con un film que nació con unos claros propósitos, y con unas limitaciones que marcaron el cine de toda una generación en España. Dejo la escena del torneo como una pequeña muestra.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario