LA INQUISICIÓN EN ACCIÓN

EL ESCRIBANO DEL SECRETO


Título Original:  El escribano del secreto


Autor: Joaquín Borrell


Año de Publicación: 1996


País: España


Marco Temporal: 1561


Marco Espacial: España


"Escribo estas líneas el 26 de diciembre, fiesta del protomártir San Esteban y onomástica de este oscuro narrador, del año 1561 de la Natividad de Nuestro Señor, quinto del reinado del segundo rey don Felipe. Apenas su tinta se  queme, coronaré con el pliego el montoncito formado por otros muchos, emborronados con mi caligrafía profesional; los rodearé con una cinta y los depositaré en el vano de un muro, empararedados como penitentes en su cripta". Esteban de Montserrat comienza así la crónica, no de su vida, sino de unos hechos acaecidos en apenas unos días durante su servicio como escribano del secreto en el Oficio de la Inquisición.

La novela, relatada en primera persona, cuenta el desarrollo de un proceso de la Inquisición contra un hereje que resulta ser familiar de uno de los inquisidores, y que lleva tiempo muerto. Uno de los funcionarios del Santo Oficio, el simpático escribano, relata los pormenores de la investigación, su implicación en ella al sentirse atraído por la hija del acusado, Sor Blanca, y el desarrollo del proceso hasta su final.

El notario valenciano Joaquín Borrel no se prodiga mucho como escritor, pero cuando lo hace hay que leer lo que sale de su pluma. Sus novelas son divertidas, entretenidas y bien escritas, a mayores suele informarse e informarnos del tema histórico que despierta su interés, de forma que no hay mucho más que pedirle. El fino humor del levantino impregna las paginas de la novela, hace simpático al personaje al que es fácil seguir en sus andanzas, y al final burla burlando nos hemos ido enterando de como funcionaba la Inquisición en los tiempos de Felipe II. Es difícil aburrirse con la narrativa de Borrel, y "El escribano del secreto" es una de sus mejores obras, así que ya estáis tardando en conseguiros un ejemplar. Se le ha criticado en ocasiones la ligereza de sus novelas hechas solo como puro entretenimiento, ¿en serio eso es una crítica? ¿es peor una novela porque nos divierta e incluso nos riamos al leerla?. Yo creo que no, nuestro buen notario sabe bien lo que hace, al menos cuando escribe, que como profesor o en la notaria no tengo conocimiento de sus actos. Un toque de humor inteligente, un lenguaje fluido, una narración entretenida, y tiene al lector enganchado, y desde ese momento puede contarnos lo que quiera que nos tiene rendidos a sus pies, y en "El escribano del secreto" hay más de lo que a primera vista parece. Casi todas las reseñas que aparecen en la red intercalan alguno de los fragmentos más jocosos del libro, de manera que yo ofreceré en su lugar la descripción que hace el autor de un auto de fe, al menos un pequeño fragmento:

"El acto empieza por la procesión de los penitenciados hasta el escenario del auto, que en Valencia, por cabida y tradición, es la plaza del Mercado. Siendo, en teoría, una fiesta de reconciliación con los hermanos descarriados éstos deben vestir a tono; y en efecto pocas indumentarias pueden rivalizar, en cuanto a vistosidad cromática, con un sambenito de saco amarillo, cruzado por un aspa roja, y una coroza puntiaguda. Las llamas y demonietes que adornan la túnica de los relajados - que no son los de nervios más templados, sino los que van al poste - les proporcionan un complemento tan discreto como elegante. cierran el desfile los monigotes de los condenados en efigie - es decir, los que habiendo escapado a tiempo son sustituidos, ventajosamente para ellos, por monigotes de cartón - y los restos de los que tuvieron el pésimo detalle de morir antes de la condena."      

Creo que no hay mucho más que añadir a lo dicho, el tono ligero y desenfadado con que describe el desfile inicial de los condenados, casi como si estuviéramos ante una pasarela de moda, puede dar la sensación de poco serio, pero ha dado la información precisa para ponernos en contexto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario