TRAS LOS PASOS DE CORTÉS

EL ORO Y LA SANGRE 


Título Original: La conquista de Nueva España. El oro y la sangre.

Guionista: Antonio  Hernández Palacios

Dibujante: Antonio  Hernández Palacios

Año de Publicación: 1992

País: España

Marco Temporal: 1518-1522

Marco Espacial: México




Diego Velázquez el gobernador de la Fernandina en Cuba ha enviado expediciones en busca de nuevas tierras, pero casi todas han acabado en desastre. La última al mando de Juan de Gribalba parte en enero de 1518, pero tampoco les acompaña la suerte: algo de oro, pero también heridos. Cuando reaparece el propio Grijalba se reconoce superado por la situación. Sin embargo los informes que le llegan al gobernador le animan a emprender una nueva expedición, y cree tener al hombre indicado para ella: Hernán Cortés.

"Con el oro y la sangre" Hernández Palacios cierra su trilogía sobre la conquista de América que hizo por encargo para la celebración del V centenario. En esta ocasión sigue los pasos del conquistador Cortés desde que se le encarga la exploración de nuevas tierras hasta que se le reconoce gobernante de la Nueva Española.

De este cómic hay poco que añadir en relación a los otros del mismo autor, es decir en general más de lo mismo, un Hernández Palacios casi en estado puro. Y digo casi, porque uno de las críticas más frecuentes que le he realizado en esta "trilogía", la subsana aquí de forma radical. Si en los anteriores se inventaba unos personajes ficticios que servían de excusa para contar los hechos históricos, y de los que a menudo se olvidaba al desarrollar los acontecimientos, en esta aventura de Cortés, no existen personajes ficticios, el único y exclusivo protagonista es el mismo Hernán Cortés, que domina el cómic casi desde la primera página hasta el final (así claro que no se olvida de relatar las andanzas de oros protagonistas). El resultado final es un cómic-documental.

Los cómics realizados por encargo de una institución oficial para conmemoraciones, centenarios, etc, suelen recurrir al, para mí, fácil recurso de viñetizar la historia. De esta forma el dibujante se ahorra el guión, y se limita a documentarse, eso sí, muy bien, sobre los hechos que relata. Suelen salir unos cómics algo pesados de digerir, muy recargados, con mucha información, pero poco atractivos para la mayoría de los lectores, que en muchos casos si han elegido este formato es para evitarse las largas peroratas y tediosas descripciones de los libros de texto. Aquí, nuestro infatigable historietista se ha equivocado, ofrece un cómic muy trabajado en cuanto a la información que nos ofrece, pero poco atractivo, con un guión inexistente, y un dibujo en el que apenas se moja, incluso para nuestro dibujante, no tan abigarrado y excesivo como los anteriores. El mismo Palacios parece haber renunciado a su estilo anterior, intentando quizás corregir las críticas, y se modera hasta en las escenas más impactantes de la historia. Siendo uno de las historias más interesantes el resultado no es todo lo vistoso que cabría esperar.

Como siempre al final del tomo se ofrece una interesante anexo, realizado por Antonio Domínguez Ortiz, uno de los mejores historiadores españoles dedicados al estudio de la Historia Moderna de España, y que por supuesto nos deja un interesante artículo sobre Hernán Cortés. Al final no sabemos si el cómic complementa al artículo o el artículo al cómic.

No hay comentarios:

Publicar un comentario