UNA MALAGUEÑA EN LA INDIA

Ana Delgado.
ANITA DELGADO, PRINCESA DE KAPURTHALA

Ana María Briones Delgado nació en Málaga en 1890, pero la familia se traslada a Madrid en busca de mejores oportunidades que sin embargo no llegan, al menos no para el padre que no encuentra empleo. Las hermanas Briones entretienen su tiempo en clases de baile que les da una vecina gratis. Como ya tenían estudios de declamación, las hermanas deciden probar suerte en el mundo artístico, y debutan como teloneras en un café concierto, el Central Kursaal, con el nombre artístico de "Las Hermanas Camelias", que más que de cupletistas parece nombre de orden monástica.

Anita Delgado. A. Miguel Nieto
En el Kursaal se reune la intelectualidad de la época para disfrutar de las evoluciones de las cupletistas de moda, Anita y su hermana son simple relleno de actuaciones, ni siquiera bailan especialmente bien, sin embargo Ana atrae las miradas por su belleza y juventud. Algunos de los pintores que asisten a los espectáculos quieren pintar a la joven. En un principio es su hermana la que acepta, aunque finalmente la muchacha cede, y en 1905 posa para Anselmo Miguel Nieto.

En mayo de 1906 se celebra la boda de Alfonso XIII con Victoria Eugenia. Personalidades de todo el mundo han acudido para el festejo, y entre los ilustres invitados uno, el Maharajá de Kapurthala en la India, que va a cambiar la vida de Anita Delgado. Como ya debe ser tradicional en festejos reales, los representantes de las realezas extranjeras deben aprovechar los días antes para correrse la juerga por la noche madrileña, sino que se lo pregunten a Ernesto de Hannover, y el maharajá no iba a ser una excepción. Jagatjit Singh, que así se llamaba el dicho maharajá, recaló con sus huesos en el café donde daba brincos la malagueña salerosa. Dieciseis añitos tenía la criatura, y al indio o hindú no le debieron parecer suficientes las otras esposas que le esperaban en casa porque de inmediato intentó hacerse con la joven andaluza. Primero ofreciendo dinero por obtener favores, y luego insistiendo hasta proponerle matrimonio.

Jagatjit Singh
El caso es que el café concierto estaba lleno de escritores y pintores muy dados a la juerga y lo que hoy llamaríamos el cachondeo. La noticia de que todo un maharajá indio, algo muy exótico, se interesara por una cupletista española, les pareció el no va más, y desde luego todo un pretexto para bromas, chanzas, y pitorreos varios. Valle-Inclán, famoso por su mala leche, se tomó como un reto personal conseguir el matrimonio de la bailarina y el príncipe: "¡Señores, lograr que Anita llegue a casarse con ese Rajá es cuestión de patriotismo!"

Pero la bomba que el anarquista Mateo Morral arrojó sobre la comitiva real terminó bruscamente con las expectativas de literatos y pintores. El rajá puso pies en polvorosa no fuera a ser que le tocara algo a él, y se marchó a París, dejando a la bailarina sin novio y a los bromistas sin objeto de chanza. Cuando todo semejaba haber alcanzado su final empezaron a llegar las cartas del insistente príncipe. Y Valle Inclán, Romero de Torres y otros pusieron todo su ingenio al servicio de conseguir el matrimonio, corrigieron las cartas de la iletrada niña, y finalmente consiguieron que uno y la otra llegaran al compromiso matrimonial.

Anita viaja a París para encontrarse con el novio donde se casa con el maharaja por lo civil. El maharajá le pone a la nueva esposa profesores de todo para que sepa lo imprescindible para cualquier princesa que se precie de tal: baile, tenis, patinar, montar a caballo, piano, dibujo, billar, algunas nociones de geografía para que sepa encontrar en el mapa su nuevo país, y algo de idiomas para que se pueda entender con los sirvientes, vamos un programa que tenía a la muchacha agotadita.

Esmeralda de la media luna.
En 1907 Anita llega a la India, y allí en el reino de su marido le espera un nuevo y flamante palacio, y cuatro esposas de su marido recluidas en el harén, además de cuatro hijastros y una hijastra, es decir lo que hoy llamaríamos el "pack completo". En enero del año siguiente se celebrará una nueva boda, pero ahora al estilo indio, la novia vestida de rojo, y montada en una enjoyado elefante. La ya raní se fija en la enorme esmeralda en forma de media luna que luce el paquidermo, y por supuesto no tarda en pedírsela a su marido. El maharajá se la promete a cambio de que aprenda a hablar el urdu, y la joven se espabila tanto que para su decimonoveno cumpleaños se hace con la esmeralda elefantina.

En abril de 1908 nace el hijo de Anita y Jagatjit, Ajit, al que se educaran en la religión del padre, la sij, para que pudiera ser el sucesor al trono. Durante 18 años la malagueña vive como la favorita del gobernante de Kapurthala. Lujo, viajes a Europa y América, y más lujo mientras vive en un palacio a imitación del de Versalles. Ahora Anita tiene nuevo nombre, Prem Kaur Sahiba, al menos hasta que llega la separación en 1925. Antes del divorcio la casi analfabeta princesa escribió un libro, "Impresiones de mis viajes a las Indias", bueno más bien se lo escribirían (consuelate Ana Rosa, no fuiste la primera) y financiaría su rico marido, pero que hoy ha servido para reconstruir parte de la vida de la ex bailarina.

Anita y su esmeraldita.
Después del divorcio, se le obliga a abandonar la India con la prohibición expresa de no volver jamás, y la desterrada princesa se instala primero en París, y luego en Madrid y Málaga. En su primera residencia de París sigue recibiendo el dinero de su ex marido, y viviendo una vida de lujos, fiestas, y amantes, codeándose con lo más granado de la sociedad del momento. Los Rostchild, los Singer, príncipes y pachás, eran sus acompañantes habituales, mientras se paseaba por Niza, Mónaco, Biarritz, se dejaba caer por la Feria de Sevilla, o acudía a tertulias literarias y artísticas, que quedaba muy bien. En una de estas tertulias parisinas conoció a Blasco Ibañez que le propuso escribir su vida, proyecto que no culminó por la muerte del escritor.

Tras la Guerra Civil Española Anita Delgado volvería a Madrid donde se instalaría definitivamente hasta su muerte en 1962. El que fuera su marido y maharajá de Kapurthala había muerto mucho antes, en el año de 1949.

La vida de Anita Delgado ha despertado el interés de investigadores, novelistas, etc, generando biografías, documentales, al menos una polémica novela "Pasión india", y un intento de película interpretada por Penélope Cruz, que no llegó a fructificar.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/cronicas/cronicas-apasionante-vida-anita-delgado/475173/  

No hay comentarios:

Publicar un comentario