EL SANTO Y EL REY

BECKET

Título Original: Becket

Año: 1964

País: Reino Unido

Duración: 148 min.

Dirección: Peter Glenville

Reparto: Richard Burton, Peter O´Toole, John Gielgud, Donald Wolfit, Martita Hunt, Pamela Brown.

Marco Temporal: 1155-1172

Marco Espacial: Gran Bretaña



Inglaterra. 1172. El rey Enrique II acude en medio de fanfarrias y la expectación popular a la tumba de Thomas Becket. Ante el sepulcro de su antiguo canciller el rey  se despoja de su corona, su capa, y su camisa, y se arrodilla preparándose para ser flagelado. Pero ¿cómo ha llegado el rey a tal situación? Su memoria le hace recordar los primeros tiempos, cuando él y Becket eran compañeros de francachelas, y el segundo ayudaba al disoluto monarca a escapar del furibundo padre de su última conquista.

La película se basa en una obra teatral de Jean Anouilh, titulada "Becket o el honor de Dios". Dicha obra de teatro se había llevado con bastante éxito a los escenarios parisinos en 1959, luego una versión americana de la misma se había estrenado en Broadway con Laurence Olivier como Becket y Anthony Quinn como el rey, el director de la misma Peter Glenville será el mismo que la llevará a la gran pantalla. La narración se centrará en el conocido conflicto entre el rey Enrique II de Inglaterra  y la Iglesia católica representada por el Arzobispo de Canterbury, su antiguo amigo y consejero, Thomas Becket.

Transformar una obra de teatro en una película suele ser bastante habitual, y sino ahí están las adaptaciones de las obras de Shakespeare, pero que éstas sean un éxito es más complicado. Se corre el riesgo de realizar una película demasiado pretenciosa, escasa de acción, y poco adaptada al espectador moderno. En "Becket" se recurrió al viejo truco de reunir dos grandes estrellas de la pantalla y generar un duelo interpretativo de altura. Burton y O'Toole representan dos grandes de la actuación, y trasmiten su fuerza a los personajes que interpretan, no hay nadie más en el film, pues ellos acaparan todas las escenas de importancia, y los secundarios bajan al nivel de "terciarios". A O´Toole ya se le había ofrecido el papel para la representación en los teatros londinenses, pero la había rechazado por protagonizar "Lawrence de Arabia". El resultado fueron numerosos premios, un óscar al mejor guión adaptado, y 9 nominaciones a los mismos óscar.

Históricamente retrataba bastante bien el conflicto Iglesia-Estado que domina buena parte de la Edad Media europea, con monarcas poco dispuestos a someter su poder a la influencia de Roma, y con una Iglesia Católica aún menos dispuesta a perder poder. La figura del santo varón, aquí Thomas Becket, que se enfrenta al empecinado monarca, toma en el film tintes casi épicos, y ante la ecuanimidad y tranquilidad del arzobispo, se contraponen los desequilibrios y rabietas de un Enrique II desbocado. El arma infalible de la excomunión, que hoy puede parecer ridícula pero que en el Medievo no lo era, es otro de los elementos que se barajan en la ecuación, y que nos da otra idea de la dureza de ese gran debate medieval "poder espiritual frente a poder terrenal", en el que los contendientes, la Iglesia y las Monarquías, intentan utilizar todas sus armas para ganar.  

Cuatro años después en 1968 se intentará repetir el éxito de "Becket" con un film producido y dirigido por compañías y personas diferentes pero interpretado de nuevo por Peter O´Toole otra vez en el papel del controvertido Enrique II, se trataba de la película "El león en invierno".

No hay comentarios:

Publicar un comentario