MÉDICO DE FARAONES

SINUHÉ EL EGIPCIO


Título Original: The Egyptian

Año: 1954

País: Estados Unidos

Duración: 139 min.

Dirección: Michael Curtiz

Reparto: Edmund Purdom, Jean Simmons, Gene Tierney, Victor Mature, Peter Ustinov, Bella Darvi

Marco Temporal: 1352 -1335 a.C.

Marco Espacial: Egipto


"Yo, Sinuhé el egipcio, escribo esto en mi destierro a orillas del Mar Rojo. No existe en la Tierra lugar de mayor desolación. Pronto los chacales y los buitres devorarán mis restos. Ningún monumento señalará el sitio donde descanse mi cuerpo. Sólo esto quedara de mí, la historia de mi vida. He vivido intensa y profundamente. He conocido el sabor de la pasión, del delito, y hasta del asesinato. Los que vengan detrás de mí deberán juzgarme, deberán pesar el bien y el mal, la pasión y la ternura, el crimen y la caridad, el placer y el dolor. Yo comencé a vivir del mismo modo que termino, sólo. Sólo avance en el regazo del Nilo en una barquita de cañas, calafateada con brea y atadas con nudos de pajarero. Así disponía la ciudad de Tebas de sus hijos cuando no los había deseado."

De esta forma comienza el relato que el viejo Sinuhé comienza desde el exilio, un hombre que en el Egipto de Akhenatón, había llegado a lo más alto, hasta ser el médico personal del faraón. Basada en la novela del finlandés Mika Waltari, la película sigue los avatares de un médico en el Egipto faraónico del Imperio Nuevo. 

"Sinuhé el egipcio" es uno de esos clásicos de fama internacional, que se ponen una y otra vez en televisión, que algún que otro profesor proyecta a sus alumnos, y que por tanto suele ser muy conocida por casi todas las generaciones. Su director, el húngaro afincado en los Estados Unidos, Michael Curtiz, fue uno de los grandes de Hollywood. Curtiz tiene en su filmografía películas como "Casablanca", o los principales éxitos de la pareja Flynn-Havilland como "Robín de los Bosques". Con "Sinuhé", Curtiz se independiza de los grandes estudios para comenzar por su cuenta, y lo hace con esta adaptación de una novela de éxito.

El film tiene numerosos errores históricos, está realizado al puro estilo de Hollywood, y desde el primer momento las cosas no fueron todo lo bien que planeó su director: No consiguió los actores previstos, ni Marlon Brando ni Marilyn Monroe acabaron de protagonistas, y se tuvo que conformar con un casi desconocido actor como protagonista, Edmund Purdom, y Bella Darvi, la amante del productor, en lugar de la bomba rubia. La película no fue un éxito de taquilla a pesar de haber sido nominada a un óscar por su fotografía. Sin embargo el tiempo le fue dando una fama que hoy la ha convertido en la película más famosa sobre el antiguo Egipto, y una de las mejor valoradas por los fans.

El film cuenta con un buen guión, que aunque condensa la novela original, ofrece lo fundamental de la misma. Las actuaciones a pesar de no ser las estrellas que se esperaban,  son creíbles, aunque el protagonista llega a ser algo exasperante, y la puesta en escena es impecable. La película se convirtió en un clásico imprescindible en las videotecas de todos los aficionados, y desde luego sirvió para dar a conocer el Antiguo Egipto, e interesar a varias generaciones por uno de los faraones más extraños de toda la Historia del Egipto faraónico: Akhenatón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario