EL DESTINO DE HELICAÓN

EL OCASO DE LOS REYES


Título Original: Troy, Fall of Kings


Autor: David y Stella Gemmell


Año de Publicación: 2007


País: Reino Unido


Marco Temporal: II milenio a.C.


Marco Espacial: Mediterráneo


El ejército micénico estaba acampado en las playas de la isla de Imbros. El rey Agamenón contempla como en la lejanía arde la fortaleza de Dárdanos deseando que la esposa e hijo de su enemigo Helicaón ardan con ella. El caudillo recuerda la última profecía que un adivino le vaticinó y piensa que ha comenzado a cumplirse: "Guárdate del caballo de madera, Agamenón rey, Rey en la Batalla, ¡Oh, Conquistador!, pues subirá rugiendo a los cielos con alas de fuego como heraldo de la muerte de naciones", y aún cuando la primera parte del oráculo no gustó al rey, la segunda le confirmó lo que él ambicionaba: "El último rey de la ciudad dorada será micénico". 

En la tercera parte de la trilogía "Guerreros de Troya" llega el final de la historia que se nos ha ido contando poco a poco. Ahora toca saber el destino de los héroes que en los otros libros fueron encaminándose hacia la batalla final frente a las murallas de Troya, y más allá. Seguiremos a Helicaón, Andrómaca, Odiseo, pero también a esos personajes fruto exclusivo de la imaginación del autor, que precisamente por eso permiten al escritor fabular y hacer con ellos casi lo que quiera, a diferencia de lo que ocurre con aquellos conocidos que tienen por tanto un destino que cumplir, y así finalmente también sabremos lo que ocurre con Banocles y Calíades.  

El fallecimiento del escritor antes de terminar el tercer libro dejó éste inconcluso. Su mujer Stella Gemmell, utilizando las notas de su difunto marido, decidió terminar el libro que él no pudo. Gracias a esto los lectores podemos disfrutar de la continuación y final de una de las mejores trilogías sobre la Guerra de Troya que se hayan escrito en mucho tiempo. Una trilogía que, como ya me encargue de ensalzar en los otros artículos, está llena de frescura y entretenimiento aún cuando se aparta de forma considerable de los cánones mitológicos, algo que podría molestar a los puristas. Y es que "El ocaso de los reyes" es de las tres novelas la que más trasgrede las historias sobre el final de Troya, separándose tanto de la mitología clásica que el destino de algunos personajes es difícilmente reconocible e introduciendo un elemento histórico totalmente ajeno al mito como es el famoso...¡Oh vaya, casi se me escapa! Pero no, mejor será que lo descubráis por vosotros mismos.

Aunque se nota la falta de la mano de David Gemmal, su mujer rellena bastante bien la ausencia del escritor original y le da un final digno a la trilogía, continuando los esquemas argumentales de su marido, y finalizando todas las historias que él había comenzado. Sin embargo es cierto que el libro no alcanza las cotas de los anteriores, pero es que también jugaba con la difícil tarea de hacer nueva una parte de la historia ya demasiado conocida por todos. Con todo leer la última novela de la saga es una obligación para quienes disfrutaron de las dos primeras. Estoy convencido que "El ocaso de los reyes" no decepcionará a los aficionados.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario