DESPERTA FERRO

BIZANCIO


Título Original: Bizancio


Autor: Ramón J. Sender


Año de Publicación: 1956


País: España


Marco Temporal: 1303-1309


Marco Espacial: Bizancio


Año 1302. Constantinopla. Roger de Flor acaba de llegar con sus tropas a Bizancio. El emperador Andronico Paleólogo ha solicitado la ayuda de Roger para combatir a los turcos. Mientras desembarcan los caballos, el jefe de los almogávares recuerda su nacimiento y sus orígenes. No quiere desembarcar hasta que alguien con la suficiente jerarquía salga a recibirlos. Es el propio emperador quien acude con su séquito a dar la bienvenida a las nuevas tropas.

Ramón J. Sender noveliza en su obra la expedición de los almogávares por tierras del imperio bizantino primero al mando de Roger de Flor, y luego por los capitanes que le suceden, y que se encargan de llevar a cabo la celebre "venganza catalana". Roger de Flor, Berenguer de Entenza, Bernat de Rocafort, como líderes de los mercenarios, desfilan por la novela, pero también los hombres del Imperio, el emperador Andronico, su hijo y heredero Miguel, pero por encima de todos los personajes destaca la figura de la princesa María Asanina.

Basándose en la obra de Francisco de Moncada "Roger de Flor y los almogávares", Sender realiza con su novela una obra casi documental, en donde relata al detalle la expedición de estos peligrosos mercenarios que hicieron bueno para los pobres bizantinos el viejo refrán de "saltar de la sartén para caer en el fuego". La novela de Sender recrea muy bien los hechos y la época con un lenguaje ágil y directo, bueno, casi siempre.

Y es que la novela falla cuando se pierde en los amoríos, pensamientos lúgubres de la princesa, y demás historietas filosófico románticas con las que el autor rellena páginas. "Bizancio" trata un tema muy interesante, curioso y espectacular, algo que debería haber dado una novela épica, emocionante, llena de grandes momentos, pero que Sender a pesar de toda su maestría técnica deja escapar. La novela de Sender es como un documental americano, relata los hechos, escuchas lo que sobre ellos opinan los personajes, pero no te emociona. A "Bizancio" de Sender le falta alma, no consigue ponerte los pelos de punta, ni hacerte vibrar con las hazañas bélicas de estas bestias pardas, y acabas un poco hasta los pelos de las tonterías de la princesita de marras. La expedición de los almogávares se merecía una novela trepidante, cargada de acción, incluso sangrienta, desde luego dramática, no una obra de precisión quirúrgica, que estará muy bien contada, pero que, salvo momentos puntuales, se pierde, y que desaparecido el personaje de Roger de Flor se va hundiendo narrativamente hablando, cuando queda por relatar algunos de los momentos más dramáticos de la expedición.

"Bizancio" no es de lo mejor del escritor aragonés ni de lejos, pero cumple para aquellos que quieran informarse algo más sobre los hechos que narra, aunque queda insuficiente para quienes ya los conocen o para aquellos que busquen en esta novela la epicidad que requería el tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario