¡ES BUENO SER REY!

LAS AMANTES DE LOS REYES DE FRANCIA

¡Es bueno ser rey! gritaba el histriónico Mel Brooks en el papel del rey francés Luis XVI cada vez que se arrojaba sobre una de las cortesanas que se ponían a tiro de sus libidinosas manos en la exagerada "La loca historia del mundo"(1981). Pero ¿realmente los reyes de Francia tenían tantas amantes como la imaginación popular cree? ¿eran tan importantes las cortesanas francesas de la Edad Moderna como la literatura y el cine nos han hecho creer? Hagamos un veloz repaso a estas mujeres y a su papel más allá del lecho real.

Francisca de Foix. La condesa de Chateaubriant (1495-1537) fue una de las amantes de Francisco I, y quizás la menos interesada de todas, aunque eso no impidió que consiguiera buenos puestos para su marido y la familia de éste. Se contaba la anécdota, de que el conde de Chateaubriant le había entregado un anillo a su mujer exactamente igual al suyo con el fin de que ella lo enviara junto con una carta para que el pudiera partir sin temor a que le monarca intentara alguna cosa. Francisco enterado por un sirviente, falsificó el anillo, y engañó doblemente al marido, primero con la falsa sortija y luego acostándose con su esposa. Un retrato anónimo del s. XVI de la condesa se exhibe en el Louvre. Meritxell Calvo interpretó a la cortesana en la serie "Carlos, rey emperador"  (2015-2016).
María Bolena (1499-1543).La hermana de la reina Ana Bolena fue amante también de Francisco I, quien la envió de vuelta a Inglaterra, al parecer cuando descubrió que no tenía la exclusividad de sus "afectos", y mientras él podía alternar con la que quisiera, ella fue considerada por el monarca como "la más grande ramera". María acabó también siendo amante del vicioso rey inglés Enrique VIII (Como ya vimos en el post Las mujeres del rey Enrique). Un retrato de ella al estilo de Holbein se guarda en el castillo Hever en Kent (Inglaterra). En la serie "Los Tudor" la actriz de curioso nombre Perdita Weeks hizo de María Bolena.
Diana de Poitiers (1499-1566). Diana fue una de las amantes del rey Enrique II, aunque éste siempre intentó llevar con una cierta discreción sus líos amorosos a diferencia de su padre. Con Diana el rey mantuvo siempre una relación muy especial, y cuando dejaron de ser amantes siguieron manteniendo una amistad, y ella le aconsejaba con frecuencia. No se sabe la influencia que la amante tenía sobre el soberano, pero debía de ser bastante. Se retiró a la muerte del rey. Su tumba fue profanada durante la Revolución Francesa. Un curioso cuadro pintado en torno a 1550 por el Maestro de Fontainebleau nos regala un "top less" de la amante real. La más bella pero más recatada Lana Turner no enseña nada en "Astucias de mujer"(1956) donde interpreta a la cortesana pero bien tapadita.
María Touchet.(1549-1638) fue la única amante del rey Carlos IX, quien se enamoró de su belleza e inteligencia desde muy joven, aunque luego fue obligado a casarse con Isabel de Austria. Marie era alabada por todos los que la conocieron. Unos años después de la muerte del rey, Marie se casa, y las dos hijas de este matrimonio también acabaran de amantes reales, en este caso de Enrique IV.  François Quesnel realiza un retrato de la amante real en 1574. En la película "La Reina Margot"(1994) la actriz alemana Dörte Lyssewski tiene un pequeño papel en el que encarna a la sufrida amante del rey en una emotiva escena. 
Verónica Franco (1546-1591). Verónica era una cortesana veneciana aunque en su caso el termino "cortesana" tal vez no la definía con exactitud, era más bien una prostituta de alto nivel que llegó a tener como amante al mismo rey de Francia, Enrique III. En 1565 estaba incluida en el Catálogo de cortesanas de Venecia, donde se señalaba hasta los precios que cobraban las más celebres cortesanas, 5 o 6 coronas un beso, 50 escudos un servicio completo. Tintoreto la usó de modelo de algunos de sus cuadros, como en el Danae, e incluso pintó su retrato. Catherine McCormack la interpretó en "Mas fuerte que su destino"(1998).
Charlotte, baronesa de Sauve (1551-1617). Charlotte era una de las damas de la reina Catalina de Medici, y fue amante al mismo tiempo de Francisco de Alençon, el hermano del rey Enrique III, y de Enrique de Navarra, luego Enrique IV, ambos enemigos; también Enrique de Guisa se suma al número de sus amantes. En 1583 fue expulsada de la corte por su "mala conducta desenfrenada", y eso es mucho decir porque en una corte como la francesa de costumbres bastantes liberales, ya tenía que haberse pasado la buena moza. El retrato que de ella se conserva, fechado en torno a 1572, no muestra una especial belleza que la hiciera tan deseable para tantos poderosos. En " La reina Margot"(1994) Asia Argento tiene un papel como la desenfrenada baronesa.
Gabrielle d´Estrées (1573-1599). Gabrielle fue otra de las innumerables amantes del rey Enrique IV, aunque para algunos su verdadero amor, o al menos su favorita. Las malas lenguas la trataban de pública ramera que incluso había sido vendida por su propia madre a Enrique III. Le dio tres hijos a Enrique IV, y cuando éste fue coronado, Gabrielle actuaba como una autentica reina. El rey intentó casarse con ella, pero ella murió antes de que el matrimonio pudiera realizarse, para algunos envenenada. Un divertido y erótico cuadro puede ser el retrato de Gabrielle y su hermana, realizado por un pintor de la Escuela de Fontainebleau hacia 1594, hoy se exhibe en el Louvre. Chloé Stefani es la amante real en la biografía fílmica de éste, "Enrique IV"(2010).  

María Mancini (1639-1715) Es una de las sobrinas del poderoso cardenal Mazarino, y al igual que su hermana Olympe se convierte en amante del rey Luis XIV. La influencia de María sobre el joven rey no es bien vista por la reina madre, Ana de Austria, y el propio tío de la joven, y fuerzan la separación de los amantes. Ante la noticia de que circulan unas memorias de su vida, la propia María se decide a escribir unas memorias en 1677. Una pintura de 1660 atribuida a Voet retrata a una María Mancini convertida en princesa Colonna por su matrimonio forzado con el príncipe Colonna tras su separación del monarca francés. Carla Butttarazzi es María en la serie francesa "La reina y el cardenal" (2009).
Louise de La Valliere (1644-1710). Luisa, duquesa de La Valliere era una joven discreta, rubia de ojos azules, pero coja, lo que la impedía brillar en los bailes de la corte. Su idilio con el rey Luis XIV empezó según algunos como una especie de cruel broma, el objeto era tapar el interés, y posiblemente algo más, que el rey  sentía por su cuñada Enriqueta, ambos decidieron usar a Louisa como tapadera. La joven acabó enamorada del rey y el monarca a su vez se fue sintiendo cada vez más cautivado por la muchacha. El resultado de estos amores fueron 4 hijos, aunque eso no la salvó a ella de tener que retirarse a un convento cuando fue sustituida por la favorita en ascenso. En el palacio de Versalles cuelga un retrato de la favorita como Diana cazadora realizado por C. Lefébvre en 1667. Como personaje importante dentro de la última novela de la trilogía de los mosqueteros de A. Dumas, su presencia es obligada en casi todas las adaptaciones que se han hecho de ella. En "El quinto mosquetero" (1979" la espectacular Ursula Andress es Louise.
Madame de Montespan (1640-1707) Francoise de Montespán, es decir Francisca, se cambia el nombre y se pone Athenais, que como dirían hoy "molaba" más. En la corte francesa desde muy joven al servicio de las reinas, su lengua mordaz y su picardía atraen al  mujeriego Luis XIV. Caprichosa, autoritaria, mandona, la de Montespán tiene a sus pies a la monarquía francesa. Era peligroso tenerla en contra mientras gozó del favor del rey. Fue la verdadera artífice del lujo desmedido de la corte pero también de la protección a las artes. Su implicación en el llamado "caso de los venenos" terminó con su caída en desgracia, supuestamente participó en el envenenamiento de otra de las favoritas del rey, aunque hoy se cree que ésta murió de enfermedad. Sin embargo la Montespán sí se estaba envenenando sin saberlo a ella misma pues se maquillaba en exceso de blanco con un compuesto que contenía carbonato de plomo de alta toxicidad. El cuadro de la Montespan que cuelga en el Palacio de Versalles ya muestra el gusto por lo teatral  y el lujo de la favorita. Jennifer Ehle es Athenais en la interesante película "Un poco de Caos" (2014).
Madame de Maintenon.(1635-1719). Françoise d´Aubigné, marquesa de Montespán, se coloca como institutriz, gobernanta, o canguro de los hijos bastardos del rey por recomendación de Madame de Montespan, y acaba por sustituirla en el amor real (¿de ahí qué hoy ellas desconfíen de las canguros jóvenes?). El rey inicialmente la había encontrado insoportable, pero la insoportable se hizo imprescindible, y llegó a casarse con Luis XIV a la muerte de su esposa, y convertirse en el poder en la sombra como la hábil estratega que era, o eso afirmaron algunos. El cuadro de P. Mignard de 1694 del Palacio de Versalles muestra a una mujer madura, serena, muy lejos de los gustos iniciales del monarca galo. En la serie francesa "L´allée du roi"(1996) la actriz Dominique  Blanc es la espabilada gobernanta.
Madame de Pompadour (1721-1764). Jeanne Antonieta Poisson más conocida como la marquesa de Pompadour fue la amante y consejera del rey Luis XV.  Una de las más influyentes e inteligentes favoritas de reyes, la Pompadour consiguió mantenerse cerca del rey incluso cuando él perdió el interés sexual en ella. Se convierte en la suministradora de nuevas jóvenes para el rey, mientras ella se dedica a sus obras de mecenazgo y construcciones. F. Boucher realiza un magnifico retrato de la marquesa en 1758, hoy en la Galería Nacional de Edimburgo. Helene de Fougerolles la interpreta en dos ocasiones, en la serie comentada en otro post "Jeanne Poisson, la Marquesa de Pompadour"(2006) y en "Fanfan la tulipe" (2003).
Queda claro que los monarcas galos durante la Edad Moderna no se privaban de los llamados placeres carnales con un Enrique IV que encabezaba la lista al atribuirsele más de 30 amantes, y un Luis XV que tampoco se quedaba corto. Pero algunas sólo fueron acompañantes de las noches reales, mientras otras fueron verdaderas gobernantes con quien convenía estar a buenas como algunos cortesanos tuvieron que aprender.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario