FLASHY SE VA A LA INDIA

FLASHMAN Y LA MONTAÑA DE LA LUZ


Título Original: Flashman and the Mountain of Light


Autor: George MacDonald Fraser


Año de Publicación: 1990


País: Reino Unido


Marco Temporal: 1845-1846


Marco Espacial: Inglaterra, India.


Harry Flashman ya es un anciano y famoso caballero cuando él y su mujer son llamados a presencia de la reina Victoria. Tomando el té con la soberana ésta confiesa al militar que le ha hecho llamar para hacerle un par de consulta sobre algo que muy pocos han podido ver, el rubí procedente de la India conocido como "La montaña de la luz". Flashman no puede evitar recordar los acontecimientos que le llevaron a encontrarse con la famosa joya. Es el año 1845 y Harry Flasman y su esposa regresan a Inglaterra después de su agitada aventura en Madagascar, pero su escala en isla Mauricio le cuesta caro. El gobernador inglés decide reincorporar al servicio a Flashman y enviarlo a la India donde acaba de estallar una revuelta sij. 

Maharaní Jind Kaur. G. Richmond. 1863
Harry Flashman ha vuelto de la mano de su creador MacDonald Fraser que se va a encargar de llevarlo de regreso a donde está el peligro, a lugares exóticos, con mujeres voluptuosas, y situaciones de las que el "valiente" Harry no dudaría en evitar si pudiera. Ahora es la India, la joya del Imperio Británico pero uno de los lugares que más problemas les dio a los ingleses. Por supuesto el antihéroe topará con uno de esos extremos personajes históricos que tienden a complicarle la vida, en este caso, Jind Kaur, o como él la llama la maharaní Jeendan, también conocida como "la Mesalina del Punjab", regente del Imperio Sij desde 1843 a 1846. Como era de esperar Flashy acaba metido de lleno en la Primera guerra anglo-sij.

El cobarde Flashman volverá a chillar como un cerdo cuando le torturen, huirá de alguna legendaria batalla como la de Sabroan, se dará algún revolcón apresurado, y finalmente quedará como un héroe, mientras los lectores aprendemos Historia con él, y le odiamos cordialmente, aunque no dejen de sorprendernos  sus curiosas opiniones:

"Habrán oído decir que el Imperio Británico fue ganado "sin pensarlo bien"..., una de esas frasecitas ingeniosas, uno de esos comentarios satíricos que suenan bien pero que son una completa estupidez. Pensándolo bien, en realidad, con inteligencia y muchas otras cosas, innumerables cosas ciertamente, como codicia y piedad, decencia y villanía, política y locura, profunda planificación y azar ciego, orgullo y provecho, error y curiosidad, pasión e ignorancia, caballerosidad y oportunismo, honesta persecución de lo justo y determinación de echar a los malditos gabachos. A menudo todas esas cosas se daban juntas, y cuando se posó la polvareda, allí estábamos nosotros y quién sino nosotros iba a mantener las cosas funcionando, y alimentar al pueblo, y vigilar la puerta, y sanear los desagües... Oh, sí, y aprovecharnos también, por todos los medios."  

El libro al final nos regala con los magníficos apéndices que complementan la información que el autor ha usado en la trama de la novela, y que demuestran lo bien documentado que está Fraser a la hora de elaborar sus jocosas pero didácticas historias.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario