INVENTANDO PIRÁMIDES

EL ARQUITECTO DEL FARAÓN


Título Original: La Cité sacrée d´Imhotep


Autor: Bernard Simonay


Año de Publicación: 1997


País: Francia


Marco Temporal: 2665 a.C.-2658 a.C.


Marco Espacial: Egipto


Un hombre se ha atrevido a franquear el umbral del misterioso Laberinto que existía desde tiempo inmemorial en las tierras de Egipto. Las leyendas aseguran que en su interior se guarda un tesoro protegido por guardianes invisibles. Pero los pasillos sin fin están llenos de los restos de quienes osaron entrar en su interior sin conocer sus secretos. Pero  el hombre que ahora llega al final del laberinto y acciona una palanca que le abre una entrada a un oculto subterráneo, no es un cualquiera, es un iniciado, es Imhotep.

"El arquitecto del faraón" es la segunda novela de la trilogía "La primera pirámide". En esta segunda parte Simonay retoma los personajes que nos había presentado en "La tumba del Nilo" (ver artículo "El joven Djoser"), el ahora faraón Djoser y su esposa Tanis, y añade algunos nuevos como el joven beduino Moshem, además de profundizar en la personalidad de otros como Imhotep. Cuenta los primeros siete años del reinado del faraón Djoser y sus dificultades para conservar el poder en medio de traiciones, asesinatos y oscuras conspiraciones, mientras su arquitecto, el padre de su esposa, diseña la más fabulosa tumba que nadie haya visto jamás.

Estela del hambre. Isla de Sehel. Egipto
El francés Bernand Simonay, fallecido en mayo de este año, nos vuelve a deleitar con una de sus novelas históricas de aventuras e intrigas, igual de entretenida que la anterior. Esta vez circunscribe el ámbito de la acción a Egipto, y deja de lado los paseos por el mundo antiguo, ya que bastante tienen los protagonistas con solventar los problemas internos. El personaje del beduino Moshem no es otro que el bíblico "Casto José" (y si no lo es se le parece mucho), que el autor no duda en introducir en el reinado de Djoser, es tal vez lo más forzado de la novela. Es demasiado conocida la historia de Moshem-José para que nos capte la atención lo que sobre él se narra, pero es que con tan pocos datos sobre el reinado de Djoser, el escritor tiene que rellenar huecos para justificar la trilogía. Además la existencia de una estela ptolomeica narrando como el faraón Djoser había terminado en el pasado con un largo periodo de hambre le da la excusa perfecta al autor para meter el famoso episodio de los sueños del profeta, de forma que en este segundo volumen asistimos a los 5 años de bonanza vaticinados por el visionario. Aunque la bonanza no equivale a la tranquilidad y la novela está lleno de intrigas y asechanzas que los protagonistas deberán sortear para que podamos esperar en el final de la trilogía a ver como resuelven los años de hambruna y como por fin se concluye la construcción de la famosa pirámide.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario