MUERTE EN LA ARENA

GLADIADORES

Uno de los aspectos más conocidos por los aficionados a la Historia de Roma es que le atañe a los llamados gladiadores, esos hombre y mujeres que se jugaban la vida en combates públicos para disfrute del pueblo romano. La fascinación por estos luchadores traspasó las barreras del tiempo, y hoy en día sigue ejerciendo un enorme atractivo en todo tipo de público. El cine y la televisión no iban a dejar escapar esta curiosidad morbosa hacia los gladiadores, y la filmografía relacionada con ellos es bastante amplia, sobre todo cuando se trata de la vida del más famoso de todos, el rebelde Espartaco. Vamos a desempolvar los conocimientos que tenemos sobre nuestros mortales guerreros, y en un breve resumen intentaremos divertirnos un rato sin que por esta vez la sangre salpique nuestras pantallas mientras repasamos los tipos de luchadores y los nombres que la posteridad nos alegado de algunos de estos combatientes.
Samnita. Era un tipo de gladiador que toma su nombre del pueblo samnita, su única arma es el gladio, la espada típica romana, pero lo que le hace inconfundible son sus defensas, el escudo grande oblongo, el casco crestado que les hacia inconfundibles, la pechera etrusca, y el guantelete de la mano derecha y la pernera en la pierna izquierda. Son de los primeros gladiadores en aparecer en la arena, y éste tipo de armamento se solía entregar a los más valerosos. Uno de los gladiadores que más renombre alcanzó, aunque no sabemos si como samnita, fue Marco Atilio que en tiempos de Nerón se convirtió en gladiador a pesar de ser ciudadano romano por un tema de deudas. "Los 10 gladiadores" (1963) fue uno de los primeros peplums en explotar el atractivo de los guerreros de la arena, y si "Espartaco" de Kubrick ofrecía uno, ellos más chulos nos daban 10 por el mismo precio, e incluso en  una de las dos secuelas venían acompañados del mismo Espartaco. 
Murmillo. El distintivo del murmillo era su casco con una cresta en forma de pez. Su arma era también el gladio, y se acompañaba con el escudo rectangular propio de los legionarios, podía llevar las mismas defensas que el samnita, o una armadura completa. El gladiador pompeyano Tetraites solía portar un casco con esta conocida cresta de pez, y su figura fue muy conocida en la ciudad sepultada por el Vesubio, en la que se encontraron dibujos celebrando sus victorias. El famoso cuadro de 1872 de Jean-León Gerome "Pollice verso", actualmente en el museo de Phoenix (USA), muestra la conocida petición de clemencia del gladiador caído, y se representa un Muirmillo. Cualquiera de las adaptaciones de la famosa novela de Bulwer Lytton presenta interesantes luchas de gladiadores, aunque una de las más conocidas es la interpretada por Steve Reeves, "Los últimos días de Pompeya" (1959).
Reciario. Combatía con un equipo muy peculiar, pues parecía más un pescador que un luchador. Combatía armado de un tridente, una daga (pugio), y una red; y como protección llevaba un brazalete y un protector de hombro. Su rival en la arena solía ser el secutur, que iba enfundado de cabeza a los pies, con lo cual se trataba de una lucha entre la agilidad y velocidad frente a un adversario mejor armado pero más lento. Spiculus fue otro de los grandes gladiadores que alcanzó fama en época de Nerón. Cuando el emperador quiso suicidarse pidió que le matara el gladiador, pero éste no pudo ser encontrado. Un mosaico del siglo II o III d.C. encontrado en Alemania en la villa de Nenning retrata la lucha entre un reciario y un secutur . En el clásico de Kubrick "Espartaco" (1960)  es famosa la lucha del protagonista con un reciario.
Tracio. Su armamento imitaba al de los tracios pues llevaba un pequeño escudo rectangular y una sica, es decir una espada corta y curva. Con semejantes armas era lógico que le protegieran un poco, y llevaba las tradicionales grebas para las piernas, casco con visor, y protección para el brazo y hombro de la espada. El gladiador más famoso de todos los tiempos fue sin duda aquel que encabezó la más dura revuelta de esclavos contra Roma, Espartaco, de quien se decía que era de origen tracio, aunque para algunos historiadores ese dato viene de que se hizo famoso precisamente peleando en la arena armado como tracio. Francesco Netti en 1880 pintó una cruda escena en donde se nos muestra como los gladiadores amenizaban incluso las comidas de los nobles. Los gladiadores tracios aparecen con bastante frecuencia en la serie "Espartaco. Dioses de la arena" (2011). 
Secutor. Es el gladiador más equipado. Su nombre significaba perseguidor, y ya nos podemos imaginar porqué. Llevaba una espada, inicialmente corta, pero luego le dieron la versión larga, la spatha, un escudo al estilo de de los legionarios, un casco esférico, y la armadura completa. El secutor era una mortífera arma de matar, pero tenía un único problema, su equipamiento pesaba entre 15 y 18 kilos, así que si no acababa con su rival en los primeros momentos, éste sólo tenía que mantenerlo en movimiento lo suficiente, agotarlo, y luego intentar encontrar un resquicio por donde herirlo. Flamma adquirió nombre como secutor al conseguir 21 victorias en 34 combates, 9 empates, y sólo 4 derrotas en las que le fue perdonada la vida. También se le entrego el rudis, es decir la libertad para que se retirara, pero lo rechazó hasta cuatro veces. Murió con 30 años. La pintura "El Spoliarium", realizada en 1884 por el filipino Juan Luna, muestra el lado más duro de los juegos, el espoliario, lugar donde se despojaba de las armas y el equipo a los gladiadores muertos. En "Gladiator" (2000) más que de un gladiador que se equipa como un legionario va de un legionario que acaba de gladiador.
Dimachaerus. La característica de este gladiador es que lucha con dos espadas. Su equipamiento varía, aunque nunca lleva escudo, ya que usa las espadas como armas de ataque y defensa, y nunca fue demasiado protegido. Se trataba de un tipo de gladiador que debía mostrarse rápido y ágil, al cual solía enfrentársele con gladiadores pesados y fuertemente equipados. El cuadro de Anfrey Kartashov escenifica una de los banquetes con los que se agasajaban a los gladiadores antes de los combates. En él se pueden observar múltiples detalles de la vida del gladiador, desde el armamento hasta la fascinación que estos ejercían sobre las mujeres de la nobleza romana. Gannico fue un gladiador celta que se convirtió en uno de los líderes de la revuelta de Espartaco, aunque en el año 71 a.C. se separó de éste dirigiendo su propio contingente, y falleciendo en la batalla de Lucania contra Craso. En la precuela televisiva "Espartaco. Dioses de la Arena"(2011) Dustin Clare interpreta a un Gannicus casi invencible que a menudo lucha como Dimachaerus. 
Bestiario. El bestiario más que un tipo de gladiador es una modalidad de lucha. Se trata de enfrentar al hombre con las fieras, y dar un espectáculo diferente. Para ello los romanos utilizaron tres tipos de bestiarios: El condenado que era arrojado a las fieras sin armas, en este caso los que se llevaban la fama eran las bestias, un león batió el record comiéndose él solito a 200; los jóvenes nobles que se entrenaban cazando las fieras que les dejaban en la arena, el propio emperador Cómodo disfrutó de esta modalidad; y finalmente la tercera modalidad era el profesional que armado se enfrentaba a los animales, lo hacia por dinero y era algo mal visto entre los romanos pudientes. Un tal Carpóforo se hizo famoso por matar 20 fieras en un sólo día. El cuadro de 1881 de Briton Riviere, hoy en la Galería Nacional de Melbourne, muestra el desafortunado desenlace de un combate entre un bestiario y una pareja de tigres. El enfrentamiento en el circo entre bestia y hombre más conocido lo relata la novela del polaco Sienkiewicz, cuando el forzudo Ursus se enfrenta a un toro para rescatar a su ama, algo que hemos visto en las adaptaciones cinematográficas o televisivas como  la serie "Quo vadis?" (2001).
Hoplomachus. Este luchador pelea armado como un antiguo hoplita griego. Lleva una armadura pesada, un casco,  un escudo redondo, y como armas blande la gladio y una lanza. Suele enfrentarse al murmillo con la intención de recrear las guerras entre griegos y romanos. El mismo emperador Cómodo(161-192) muy aficionado a los juegos, quiso participar y además de matar bestias, salió a la arena a combatir, por supuesto en combates amañados. El cuadro de Blashfield imagina el ridículo desfile de gladiadores que el emperador encabeza en el circo. La serie documental. "Imperio romano. Reinado de sangre" (2016) recrean las andanzas del emperador como gladiador.
Provocatores. Eran quienes iniciaban los espectáculos para animar al público. Su elemento distintivo es el casco con dos viseras, y sin alas para evitar ser enganchados por las redes de los reciarios. Llevan escudo alargado y espada corta. Los gladiadores de más éxito eran adorados por el público, y algunos nobles les invitaban a dar espectáculos privados, algunos demasiado privados, así se cuenta que la misma emperatriz Mesalina(25-48) se acostaba con uno de los más famosos. Este hecho es recogido en una pintura de Joaquín Sorolla. Crixus fue otro de los líderes de la revuelta de esclavos acaudillada por Espartaco, pero antes era un famoso gladiador galo que luchaba en los anfiteatros de Capua. Separado del jefe de la rebelión, murió combatiendo en el año 72 a.C. en la batalla del Monte Gargano. En "Espartaco. La guerra de los condenados"(2013) se cuenta el final de Crixus, aunque en las anteriores precuelas se refleja mejor las luchas de gladiadores y su utilización sexual por las caprichosas patricias. Manu Bennett es el encargado de hacer del gladiador galo.
Laqueacii. Son de los últimos tipos de gladiadores en aparecer, ya muy avanzados los tiempos del Imperio romano. Van escasamente armados y su arma distintiva es el lazo, combatiendo al estilo de los reciarios, es decir contra enemigos pesados y lentos a los que su única posibilidad de vencer era con habilidad y cansándolos.  Jean.León Geromé en 1859 inmortalizó con su pintura uno de los momentos más asociados con los gladiadores, cuando éstos se dirigen al que preside los juegos  y entonan el famoso "los que van a morir, te saludan". Vero fue un gladiador que en el año 80 participó en la jornada inaugural del que hoy conocemos como Coliseo, entonces anfiteatro Flavio. Su fama viene del legendario combate que tuvo que sostener con su amigo Prisco. En la película alemana "El honor de los gladiadores"(2003) sucede una situación similar a la que ocurrió entre Vero y Prisco.
Andabatae. Tampoco éste es en realidad un tipo de gladiador, sino más bien un modalidad de combate. En esta forma de combatir los luchadores llevan un casco sin agujeros y tenían que combatir a ciegas. Era un destino reservado a criminales que servían de aperitivo a los juegos de verdad. Durante el combate los espectadores se reían de estos luchadores que mataban y morían sin ver a su oponente. Pocos sobrevivían, y cuando caían se les quemaba con una plancha para saber si fingían estar muertos. El cuadro de Romanelli del Prado, datado entre 1635 y 1639, más que un combate a ciegas es un combate de gladiadores en un entrenamiento con espadas de madera. Prisco al igual que su amigo Vero tuvo que enfrentarse con él en un combate larguísimo a muerte, en el cual los dos amigos lo dieron todo, mientras el público admiraba el coraje y el honor de dos gladiadores que no conseguían la victoria. Extenuados, el público solicitó el perdón para los combatientes, y Tito se lo concedió; ambos salieron libres del Coliseo. En "Coliseo. Ruedo mortal de Roma" (2003) un docudrama británico relata la historia de este épico combate.
Gladiatrix. Las gladiatrix tampoco son en esencia un tipo de gladiadores, sino que se trata como su nombre indica de mujeres que luchan en el anfiteatro. Aunque parezca que el combate en los juegos  romanos era una cosa de hombres, un número de mujeres se hicieron un nombre luchando en la arena. Un relieve de Halicarnaso nos da el apodo de dos féminas que se enfrentaron en un duro combate, Achilia y Amazona, que debió de impresionar al público de igual forma que el ocurrido entre Vero y Prisco, pues parece que ambas conservaron la vida y se les dio la libertad. Poco frecuentes, el arte casi ha olvidado a estas luchadoras y el cine tampoco es que les dedicara mucha atención salvo películas porno-eróticas más destinadas a evidenciar los encantos de las muchachas que su habilidad combativa. Sin embargo en la interesante serie "Anno Domini" (1985) Dianne Venora interpreta a una combativa gladiatrix llamada Corinna.
En el tintero se nos quedan algunos tipos de gladiadores e  interesantes modalidades de lucha como las naumaquias (los combates navales de gladiadores), e incluso las espectaculares carreras de cuadrigas popularizadas por "Cara de piedra" en el "Ben-Hur" de 1959. Quien sabe tal vez algún día retome el tema, y cuente las muchas curiosidades que originaron las peculiares maneras de divertirse en Roma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario