UN EMPERADOR EN LA ARENA

EL SANGRIENTO IMPERIO ROMANO


Título Original: Roman Empire. Reign of Blood

Año: 2016

Nº de Episodios: 6 (48 min cada uno)

País: Estados Unidos

Dirección: Richard Lopez

Reparto: Aaron Jakubenko, Edwin Wright, Genevieve Aitken, Jared Turner

Marco Temporal: 180-192

Marco Espacial: Imperio Romano


A finales del siglo II Roma ha llegado al cénit de su poder. A un emperador filósofo como Marco Aurelio le ha sucedido su inestable hijo Cómodo. El pueblo se entretiene con los juegos circenses, de los cuales los más espectaculares son las luchas de gladiadores. Ahora están a punto de contemplar lo nunca visto: un emperador en la arena. El propio Cómodo va a luchar a muerte contra otro gladiador. Pero ¿cómo se ha llegado a esa situación?

La serie sobre la vida del emperador romano Cómodo es realizada por una cadena americana en formato documental. En lugar de optar por la opción típica de los británicos, el docudrama, los estadounidenses combinan la Historia novelada con las intervenciones aclaratorias de los expertos, que cortan la narración para aparecer en pantalla con el fin de dar su opinión sobre uno u otro tema.

El reinado de Cómodo, uno de los emperadores con peor fama, era suficientemente interesante para dedicarle una serie con un mínimo de rigor. Ya habíamos visto en el cine sus inicios como emperador y su final en "La caída del Imperio romano" y "Gladiator" por poner dos ejemplos conocidos, pero al ser superproducciones que buscaban la espectacularidad, el rigor histórico había sido en buena medida dejado de lado. "El sangriento imperio romano" debía de estar destinada a satisfacer la curiosidad de los profanos y terminar con las quejas de los historiadores.

La verdad es que la presencia de los expertos en medio de la narración, sólo contenta a los propios interesados que imagino así consiguen su cuota de pantalla o su minuto de gloria, pero que al espectador le resultan francamente tediosos. Uno al ver los documentales americanos de estos últimos años no sabe muy bien a que está asistiendo, si a un documental, a un docudrama, o a una serie de televisión. Imagino que a los productores les pareció que combinándolo todo obtenían el producto perfecto, pero eso no es así.

En primer lugar los expertos dejan mucho que desear, y en algún caso no se sabe muy bien que narices tienen que opinar del tema, salvo que fueran los más baratos que el presupuesto de la serie podía contratar. La puesta en escena, además de robar planos de otras series, tampoco es que sea una maravilla, y cuando no, se echa mano del ordenador y adelante. Los actores tampoco se matan en unas actuaciones que lo que más se reclama de ellos es que luzcan el tipo, que estén monos y que no hablen mucho, que para aclarar dudas ya están los dichosos expertos (aunque en la serie opina todo hijo de vecino sea historiador o el cotilla del barrio). Finalmente está el siempre discutido rigor histórico, del que se quejan los puristas, historiadores y frikies, y que suele brillar por su ausencia en películas y series, pero jamás en documentales...¿he dicho jamás? Mejor será que dejemos el tema.

La serie pudo ser una gran apuesta, un producto serio y entretenido que contentara a todos enseñando y divirtiendo a la vez. En lugar de eso no deja de ser una serie regularcilla, que seguramente no entretendrá a quienes buscaban algo como "Roma", y que no satisfará a los más entendidos por sus evidentes fallos. Al menos hay que agradecer los intentos de realizar un producto televisivo que acerque a la gente la Historia del Imperio Romano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario