EL EMPERADOR Y SUS EXCESOS

LAS CARAS DE NERÓN

Si hay un emperador romano que el cine y la televisión se encargaron de popularizar, éste ha sido Nerón, aunque su fama, justificada o no, siempre fue negativa. El arte, incluida su versión séptima, ha retratado casi siempre lo peor de un emperador aficionado a los excesos. 

Nacimiento. Hijo de Cneo Domicio Ahenobarbo, una auténtica bestia parda, y de Agripina, la hija del adorado Germánico y hermana del odiado Calígula, y casi con peor fama que su hermano, nace el futuro emperador Nerón, que con semejantes antecedentes era raro que saliera normal. Cuando felicitaban a su padre por el feliz natalicio, éste contestó: "De Agripina y de mi sólo puede nacer algo detestable y fatal para el mundo". Eugene Delacroix retrata al actor Talma vestido como el emperador Nerón para la representación de una obra teatral de Racine en torno a 1853. La interpretación de Charles Laughton en "El signo de la cruz"(1932) marcó la visión que el cine y la televisión ofrecerían del emperador durante años.
Infancia. Muerto su padre a los 3 años, su tío Calígula se apropió de toda la herencia. Pero al casarse su madre con el nuevo emperador, Claudio, Nerón fue adoptado por éste, recuperó su posición en la corte,  y cambió su nombre, deja de ser Lucio Domicio para convertirse en Nerón Claudio. Se le puso como preceptor a Séneca, y comenzó a destacar como actor en las solemnidades del Circo. Un busto del siglo I de un niño portando la bulla infantil se ha identificado como un retrato del emperador. Christopher Biggins es un jovencsimo y algo gordinflón Nerón en la serie "Yo Claudio" (1976), exceso de peso que no reflejan los primeros retratos.  
Emperador. A la muerte de su padre adoptivo Claudio, llegó él mismo al trono imperial con 17 años. Sus comienzos fueron prometedores, pues empezó honrando a su antecesor, y concediéndole honores a su madre, además de bajar impuestos, distribuir dinero entre el pueblo, y dar pruebas de sensatez y misericordia. Cuando le dieron a firmar una sentencia de muerte a un criminal, afirmó: "Quisiera no saber escribir". Rubens imaginó un Nerón joven pero entrado en carnes como el cine tantas veces nos presentó. Pronto se cansaría de representar el papel de niño bueno. En "Quo Vadis?"(1951) el actor Peter Ustinov representó un Nerón muy cercano al de Laughton.
Artista. Desde muy pequeño le apasionaba la música y el teatro. Aseguraba tener una magnífica voz, aunque la realidad es que era ronca y débil. Contrató gente que le aplaudiera en sus actuaciones, y llegó a tocar el arpa e interpretar diversos papeles en tragedias griegas. Su obsesión por la música aumentó con los años, y siempre llevaba a su maestro de canto con él, y se cuidaba la voz hasta extremos ridículos: daba las proclamas en voz baja a otro que las trasmitía en voz alta, se cubría la boca con un lienzo. Una pintura mural en una villa pompeyana representando a Apolo se ha querido ver como un retrato del emperador Nerón. El italiano Gino Cervi fue el emperador en "Nerón y Mesalina" (1953). 
Gamberro. Pronto afloraron los peores rasgos de su carácter, aunque en un primer momento se molestaba en ocultarlos. Salía de noche disfrazado cometiendo todo tipo de tropelías: atacaba a los transeúntes y luego los arrojaba a las cloacas, saqueaba y destrozaba las tiendas, y después vendía en palacio los objetos robados. En una ocasión se metió con la esposa de un senador, y éste estuvo a punto de matarlo a golpes, desde ese día se hacia seguir por guardaespaldas que protegían sus fechorías desde las sombras. Siemiradzki pintó en 1897 un magnífico cuadro que muestra al emperador disfrutando del resultado de uno de sus retorcidos juegos en el circo en Jerusalén. El comediante italiano Alberto Sordi representa un histriónico emperador en "Mi hijo Nerón"(1956).
Matricida. Del mayor amor y devoción filial, se llegó a decir que se acostaban juntos, paso al mayor odio hacia su madre. Planeó deshacerse de ella pero evitando que las culpas recayeran sobre él. Intentó 3 veces envenenarla, pero la desconfiada Agripina tenía contravenenos. Instaló un artilugio para que las maderas sobre la cama de su madre se desplomaran aplastándola, pero ésta avisada se salvo. Intentó que se ahogara en una nave previamente saboteada, pero la pertinaz Agripina se salvó a nado. Finalmente la acusó de querer matarlo, la mandó asesinar, y fingió que se había suicidado empujada por la culpa. Waterhouse pintó un cuadro titulado "Los remordimientos del Emperador Nerón después de la muerte de su madre" en el año 1878, que hoy está en una colección privada. El actor Klaus María Brandauer interpretó un inquietante Nerón el la serie televisiva "Quo Vadis?" (1985).
Matrimonios. Nerón se casó tres veces, primero con Octavia a la que repudió por estéril, después de intentarla estrangularla unas cuantas veces, la envió al exilio, y luego tras inventar una falsa acusación de adulterio la mandó matar. Su segunda esposa fue Popea, de la que se encaprichó estando casada, pero eso no era problema para el emperador, se deshizo del marido, y se desposó con la viuda, las malas lenguas dicen que su amor apasionado por Popea no le sirvió de mucho a ésta pues se la cargó de un puntapié en la barriga estando ella embarazada (una joyita el muchacho). Su última esposa fue Estatilia Mesalina (no confundir con la más famosa Mesalina esposa de su tío Claudio y experta en los placeres del lecho), ésta sobrevivió al emperador y sus gracias. Un magnifico busto en mármol del emperador se conserva en los Museos Capitolinos de Roma, y lo muestra con su peculiar barbita pocas veces retratada en el cine. Anthony Andrews luce un aspecto muy similar al busto capitolino en "Anno Domini" la serie televisiva de 1985.
Amantes. Por supuesto Nerón, siendo como era, no se iba a conformar con las esposas oficiales, y tuvo una variada lista de amantes que incluía tanto hombres como mujeres. Una de sus diversiones favoritas consistía en cubrirse con una piel de fiera y arrojarse a un foso donde yacían atados y desnudos hombres y mujeres a los que violaba. Se acostaba con esclavos o libertos de ambos sexos, intercambiándose en el papel de hombre o mujer según el día, y cuando ejercía el papel femenino imitaba las voces y gritos de las doncellas. Ulpiano Checa ilustra en 1910 el libro Quo Vadis? con una de las orgías en el palacio del emperador. Hans Matheson es un Nerón más juvenil en el telefilm "Nerón" (2004).  
Incendio. En julio del año 64 estalló un incendio que devastó la ciudad de Roma. Algunos historiadores achacaron el fuego al propio emperador, a quien retrataron cantando mientras ardía la ciudad, sin embargo otros afirmaron que Nerón ni siquiera se encontraba en Roma cuando ésta comenzó a arder, y que en realidad se apresuró a volver a la ciudad y poner todos sus recursos en marcha para la reconstrucción. Los cristianos fueron culpabilizados de algo que seguramente fue fortuito, pero que sirvió al emperador para desarrollar un nuevo proyecto urbanístico y construirse un lujoso palacio, la Domus Aurea, para lo cual subió espectacularmente los impuestos. Neron en Baia de Jan Styka pintado alrededor de 1900 es un cuadro que actualmente se encuentra en Polonia en una colección privada. La serie de docudramas "La Antigua Roma:Auge y caída de un Imperio"(2006) cuenta con Michael Sheen para interpretar a un excesivo Nerón.
Muerte. A comienzos del año 68 comenzaron a estallar las revueltas contra el emperador, la última encabezada por Galba avanzaba victoriosa hacia Roma. El emperador desesperado concibió diversos proyectos, incluso compuso un discurso para arengar a las masas pero temeroso del furor de las mismas, optó por la fuga, al no convencer a nadie para que lo apoyase. Sus últimos momentos los pasó en una huida aterrorizada que lo condujo a una villa a las afueras de Roma donde suplicó que le arrancarán la vida mientras la conocida frase de "Que muerte para tan gran artista". Se clavó un puñal en la garganta con ayuda de su secretario, y murió desangrado, suplicando que quemaran su cadáver y que no entregaran su cabeza a los enemigos. Vasily Smimov pintó la muerte de Nerón en un impresionante cuadro de 1888. La interpretación más reciente del emperador corrió a cargo de Stephen Baldwin, uno de los omnipresentes Baldwin, en "El Apostol Pedro: Redención"(2016).


No hay comentarios:

Publicar un comentario