EL HOMBRE QUE MATABA MONSTRUOS

FURIA DE TITANES


Título Original: Clash of Titans


Año: 2010


Duración: 106 m.


País: Estados Unidos


Dirección: Louis Leterrier


Reparto: Sam Worthington, Mads Mikkelsen, Liam Neeson, Ralph Fiennes, Gemma Aterton, Liam Cunningham.

"Las historias más antiguas que se hayan podido contar están escritas en las estrellas. Historias anteriores a los tiempos de los hombres y los dioses cuando los titanes gobernaban la Tierra. Los titanes eran poderosos, pero fueron sus propios hijos, Zeus, Poseidón y Hades, quienes acabaron con su reinado. Zeus convenció a su hermano Hades para que creara una bestia capaz de destruir a sus padres, y Hades engendró un horror indescriptible que llevaba su sangre: el Kraken. Zeus se convirtió en rey de los cielos, Poseidón, en rey de los mares, y Hades, engañado por Zeus, en rey del inframundo, relegado a un reinado de miseria y oscuridad. Fue Zeus quien creó al hombre cuyas plegarias daban pábulo a la inmortalidad de los dioses. Pero con el tiempo la Humanidad comenzó a impacientarse, empezó a dudar de los dioses, y al final se sublevó contra ellos. A este mundo llegó un niño, un niño que iba a cambiarlo todo."

Una voz femenina en off nos va haciendo la introducción anterior con el fin de prepararnos para lo que nos va a ofrecer la película, que no es otra cosa que las nuevas aventuras del clásico héroe de la mitología griega, Perseo, personaje que ya había tenido sus adaptaciones cinematográficas anteriormente, incluso una en el año 1981 con idéntico título (Ver "La Mirada de la Medusa").

¿Qué ofrece la nueva producción del 2010 frente a todas las anteriores? Sobre todo más y mejores efectos especiales, más monstruos, y más dinamismos. La historia de Perseo se lleva más allá, y de matador de la Medusa o del Kraken pasa a ser un verdadero eliminador de monstruos varios, que además no duda en desafiar a los mismos dioses. Aunque es un "remake" del film de igual título con la que comparte algunas escenas (el combate con los escorpiones gigantes) , e incluso se permite hacerle un pequeño guiño (la escena del buho por ejemplo), la nueva película se adapta mejor a los nuevos tiempos, es más oscura y parece destinada a generar más beneficios por medio del videojuego derivado, que como era de esperar se lanzó al mercado dos meses después del estreno de la película. 

El film fue un éxito de taquilla  que llevó a sus productores a realizar una secuela titulada "Ira de titanes". A pesar de ello la película parece más un video juego que un film mitológico, y la oscuridad de algunas escenas le resta efectismo a unos efectos especiales que podían haber dado mucho más de sí, pero es que en su día a sus creadores se les ocurrió la mala idea de intentar convertirla en un film en 3D luego de haberla rodado en 2D. Los actores tampoco se toman demasiado en serio su papel, y en el caso del malo de la película, Hades, no sabemos si el actor encargado de interpretarlo, Ralph Fiennes, sabía muy bien lo que estaba haciendo. El film con todos sus defectos es fácil de ver, entretenido hasta cierto punto, y no abusa, como viene siendo habitual en los últimos tiempos, de un metraje excesivamente largo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario