AMORES MESOPOTÁMICOS

7 RAYOS SOBRE BABILONIA


Título Original: Le sette folgori di Assur

Año: 1962

País: Italia

Duración: 88 min.

Dirección: Silvio Amadio

Reparto: Howard Duff, Jocelyn Lane, Luciano Marin, Giancarlo Sbragia, Arnoldo Foà.

Marco Temporal: 668 a.C.-627 a.C.

Marco Espacial: Mesopotamia



Un pequeño poblado es asaltado y arrasado por un grupo de jinetes, sólo una joven que se encuentra fuera de la aldea se salva de la masacre. El anciano vagabundo Zoroastro encuentra a la desconsolada Mirra llorando sobre el cuerpo de su padre. La joven parece haber perdido la cordura y el anciano decide tomarla bajo su protección. Ambos se encamina hacia la ciudad próxima más importante, Nínive, la capital del Imperio Asirio. Allí el viejo profeta comienza una arenga peligrosa que tendrá consecuencias inesperadas para Mirra.  

"7 rayos sobre Babilonia" cuenta la legendaria historia del último rey de Asiria, Sardanápolo completándola con una supuesta historia de amor, un triangulo amoroso que desembocará en una lucha fratricida entre el rey y su hermano Sammash.

La muerte de Sardanápolo. E. Delacroix. 1827. M. Louvre.
Si hablamos de Sardanápolo alguno estará pensando en el famoso cuadro de Delacroix "La muerte de Sardanápolo", e inmediatamente imaginará una orgía de cuerpos y sangre, pensará que la película estará plagada de escenas de alto contenido sexual y violencia más que explicita. Nada más lejos de la realidad. La película tiene un argumento típico y tópico con dos machos alfa enamorados de la misma hembra cuyas únicas virtudes son las que luce. El director imaginamos que aprovechando vestuarios y escenarios sobrantes de algún peplum anterior, rueda esta historieta de bajo presupuesto, con actores casi desconocidos, con un guión normalito, y que da como era de esperar una película de clase B. 

La actriz protagonista es de lo peor del film, y su carrera cinematográfica no fue gran cosa, aunque luego la abandonó para casarse con el Principe Alfonso de Hohenlohe que tanta propaganda hizo por Marbella (España). Los otros actores tampoco es que destaquen excesivamente, y la historia que podía ser interesante languidece hasta su final que en lugar de estallar en el climax previsto, no sé si por censura o falta de audacia del director, podía haber firmado cualquier director de la factoría Disney. El cartón piedra y las maquetas cantan demasiado y hacen poco creíble una historia que ya desde el principio no lo era mucho.

A nivel histórico poco o muy poco hay que comentar de ella. Se supone que nos están contando la historia de los últimos años del rey Assurbanipal (668 a.C.-627 a.C.), pero por la película desfila desde el profeta Zoroastro hasta un tal Hammurabi, quien no quiero creer que sea el rey babilonio del mismo nombre, más que nada porque éste falleció allá por el 1750 a.C.

Film apto sólo para amantes de las rarezas, locos de los peplums raros, y coleccionistas de films con ambientes antiguos exóticos, ¡ah! y fans de la Jocelyn Lane, que alguno habrá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario