EL REY JOROBADO

RICARDO III Y SUS MUCHAS CARAS

Ricardo III, rey de Inglaterra, es una de esos monarcas con bastante mala prensa. Retratado como un ser mezquino, maligno, resentido, y francamente malvado, casi todo gracias a la obra de teatro de William Shakespeare. al adaptarse a la televisión o al cine, o al pintar cuadros de su vida, casi siempre se buscó esa visión negativa del personaje, a pesar de que muchos historiadores no están de acuerdo con ella. Repasemos la trayectoria del desdichado monarca.

Orígenes. Hijo de Ricardo Plantagenet, duque de York, era el que hacia el número 12 de 13 hermanos, de forma que a su nacimiento en 1452 eran más bien pocas sus posibilidades de ascenso político, y desde luego muy lejana la posibilidad de que llegara a ser rey. La sociedad de Anticuarios de Londres posee la copia de uno de los retratos más antiguos del rey, fechado en torno a 1520. Sin lugar a dudas la primera gran interpretación de la tragedia del rey es la de Laurence Olivier en "Ricardo III (1955).
La joroba. La obra de Shakespeare retrató al rey como un maquiavélico asesino dotado de todos los defectos morales y físicos, incluida una joroba que le hace ser un ser amargado y resentido. Sin embargo esa visión negativa no siempre fue compartida por todos. El estudio de su esqueleto ha revelado que sufría una ligera escoliosis que podía hacer que tuviera un hombro más alto que otro, pero no una joroba. El retrato del rey fechado en el siglo XVI se expone en la Galería Nacional de retratos de Londres, El especialista en películas de terror, Vincent Price, fue el rey Ricardo en "La torre de Londres" (1962). 
Infancia. Su padre y su hermano mayor murieron en la batalla de Wakefield en 1460, y él y su hermano George fueron enviados a los Países Bajos con su madre. Volvió a Inglaterra tras la derrota de los Lancaster y la coronación de su hermano como Eduardo IV en 1461, cuando aún no había cumplido los 9 años. Continúa su educación en casa del "hacedor de reyes", el Conde de Warwick, durante unos cuantos años, al tiempo que su hermano le concedía títulos. La popularidad de la tragedia escrita por el más famoso escritor inglés hizo que muchos actores se hicieran retratar vestidos como el rey Ricardo, como es el caso del cuadro de B. Muns que pinta a sir John Martin-Harvey de dicha guisa. La tele serie británica "La guerra de las Rosas" (1965) tuvo a un joven Ian Holm como Ricardo.
Vuelta al exilio. En 1470 la traición de Warwick obliga a el rey Eduardo y a su hermano Ricardo, que le sigue siendo fiel, a huir hacia el exilio, de nuevo en los Países Bajos. En 1471 el joven Ricardo participa activamente en las batallas de Barnet y Tewkesbury que le dan la victoria a su hermano, y le devuelven al trono en 1471. Una pintura de un joven con una espada rota, datado en torno a 1523, se ha identificado como un retrato de Ricardo III. Ron Cook se metió en la piel del torturado monarca en "La tragedia de Ricardo III"(1983).
Al servicio de Eduardo. Casado con Anne Neville, Ricardo se mantiene leal a su hermano Eduardo que le recompensa con títulos y prebendas, Guardian de marchas, Condestable de Inglaterra, Gran Chambelán, lord Almirante. Los títulos conllevaban también la entrega de tierras, y Ricardo se convierte en una especie de gran señor del Norte, aunque siempre bajo el control y supervisión del rey Eduardo. En 1955 Salvador Dalí pinta el retrato de Laurence Oliver en su papel de Ricardo III, cuadro que se encuentra en Figueres en la fundación Gala-Salvador Dalí. En la serie "La víbora negra" el actor Peter Coook es el rey Ricardo III.
La muerte de George. El segundo de los hermanos supervivientes del rey Eduardo, George, duque de Clarence, tenía la fea costumbre de conspirar contra su hermano y de aliarse con sus enemigos. La manía de asignarle muertes a Ricardo llegó a culpabilizar a éste de que George fuera ejecutado. La realidad es que Eduardo IV harto de las conspiraciones de la oveja negra de la familia, mandó apresarlo, luego fue juzgado por traición, y ejecutado en privado. Los rumores llegaron a decir que por su afición al vino fue ahogado en ese mismo licor en el año de 1478. El cuadro de Ricardo y Lady Anne de E. A. Abbey fue pintado en 1896. Una modernización de la tragedia de Shakespeare fue interpretada por Ian McKellen trasmutado en un dictador moderno en la versión "Ricardo III" de 1995. 
La muerte de Eduardo. El rey Eduardo IV muere en 1483. Las malas lenguas especularon que Ricardo había acelerado su muerte a base de veneno. La realidad es que los excesos lo habían llevado a una vida poco saludable habiendo engordado considerablemente, y al final una posible combinación de fiebre tifoidea y neumonía lo llevaron a la tumba, sin que su hermano tuviera que hacer nada para que pasará al más allá. Antes de morir nombró a Ricardo como Lord Protector del reino. Graham Turner pintó al rey a punto de entrar en combate en la batalla de Bosworth. Al Pacino también interpreta al rey en otra extraña versión de la tragedia de Shakespeare en "Looking for Richard" (1996). 
La muerte de los príncipes. Los dos hijos del rey Eduardo quedan bajo la protección de su tío. Eduardo y Ricardo, los dos jóvenes príncipes, son declarados bastardos por el Parlamento, y confinados en la Torre de Londres. Un tiempo después el mismo año de 1483 mueren, según algunos por orden de su tío Ricardo que les hace ahogar con una almohada. Sin embargo el destino de los príncipes sigue discutido, y para algunos su asesinato a manos de Ricardo no está demostrado, y se barajan otras muchas posibilidades, pero la propaganda de la nueva dinastía que derrocaría a Ricardo III se encargó de cargarle los muertos a éste.  El castillo de Cardiff tiene una colorida vidriera con el retrato del rey Ricardo III. Precisamente un episodio de la serie "Expediente misterio"(2010) tiene como protagonistas a "Los príncipes de la Torre", y en él Aaron Scully es el rey.
Ricardo, rey. Declarados bastardos los hijos del anterior rey, Ricardo sube al trono como Ricardo III, pero miembros de la nobleza conspiran contra él. Las ejecuciones de rebeldes comienzan, y pronto se busca un candidato para suceder al rey. Los opositores lo encuentran en Enrique Tudor. Desde 1483 a 1485 Inglaterra es azotada por una guerra que enfrenta al rey con los partidarios de los Tudor. El danés Nicolai Abildgaard pinta entre 1780 y 1789 a un Ricardo III acosado por los fantasmas de sus asesinados antes de la batalla final. En "La Reina Blanca"(2013) Aneurin Barnard interpreta a un muy convincente Ricardo III. 
La muerte de Ricardo. El 22 de agosto de 1485 las tropas de Ricardo se enfrentan a sus enemigos en la batalla de Bosworth. A pesar de la superioridad numérica algunos de los partidarios del rey lo abandonan, otros mueren. Él se lanza con su caballo buscando la muerte de su enemigo pero queda atrapado en un barrizal, allí es rodeado y muerto por los soldados rebeldes. En el 2013 unas excavaciones arqueológicas bajo un parking subterráneo en Londres descubrieron el cadáver del rey. Examinados los restos del que fuera rey de Inglaterra se descubrieron 11 heridas, 8 en la cabeza, dos de ellas mortales. Ricardo fue el último rey inglés en morir en batalla.  Sus restos han sido enterrados en la catedral de Leicester. El pintor victoriano William Bass retrata hacia 1839 espectacularmente la última carga del rey Ricardo que hoy se exhibe en el museo de Leicester. La serie "Hollow Crown" (2016) tiene en su episodio dedicado a Ricardo III un magnífico actor metido en la piel del oscuro monarca, nada menos que Benedict Cumberbatch.   
Cuanto más se ahonda en la vida del rey Ricardo III más preguntas surgen en torno a su figura. La obra de Shakespeare ha ensombrecido para siempre su personaje, y hoy resulta muy difícil separar cuanto de lo narrado por el bardo inglés obedecía a la realidad, y cuando a la necesidad de alabar a sus mecenas los Tudor. El cine y la televisión casi siempre ha elegido el camino fácil adaptando la inmortal obra de teatro. Pero a pesar del rápido repaso realizado siguen quedando muchas preguntas por contestar y esperemos que interesantes producciones que comentar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario