EL SULTAN QUE TOMÓ CONSTANTINOPLA

CONQUISTA 1453


Título Original: Fetih 1453

Año: 2012

País: Turquía

Duración: 160 min.

Dirección: Faruk Aksoy

Reparto: Devrim Evin, Ibrahim Çelikkol, Dilek Serbest, Recep Aktug

Marco Temporal: 1432-1453

Marco Espacial: Imperio bizantino, Imperio otomano.





En Medina en los tiempos del profeta Mahoma éste profetiza la caída de Constantinopa a manos de un comandante y un ejército bendecido. Años después los habitantes de la capital bizantina observan el cielo con temor, un eclipse y un cometa parecen la señal de que tiempos oscuros se acercan. En Edirne en el año de 1432 nace un niño hijo del sultán, quien le da de nombre Mehmet. Años después en 1451 ese niño ha crecido y se ha convertido en un joven guerrero que se entrena para la batalla.

La película se centra en los esfuerzos del sultán Mehmet II por conquistar Constantinopla, capital y símbolo del decadente Imperio bizantino. El sultán es presentado como un joven al que todos desprecian por su inexperiencia y su fracaso cuando su padre le cedió el trono a los 12 años. Pero el nuevo sultán va demostrando poco a poco su tenacidad y astucia que le conducirán a superar todo los obstáculos para lograr la ansiada conquista.

Megaproducción turca que se gastó un dineral en extras, y algo menos en recreaciones por ordenador, que en la mayoría de los casos son bastante poco creíbles. El emperador Constantino XI y la corte bizantina es mostrada en pleno esplendor, y no en franca decadencia como realmente estaba, para así no restarle mérito al protagonista del film, pues al fin y al cabo se trata de laudar los éxitos de uno de los grandes héroes nacionales de Turquía. El director quiso realizar un film épico al estilo de Hollywood, y no reparó en gastos, y el resultado gustó a propios, como el presidente de la nación, Erdogan, que disfrutó de un pase privado previo al estreno y se mostró encantado con la película. En el mercado exterior consiguió una buena recaudación, convirtiéndose en el primer largometraje turco que superó los 4 millones de espectadores en menos tiempo.

La película es una rareza en Occidente que tiene sobre todo la virtud de mostrar la visión turca de la trascendental conquista de Constantinopla, que para muchos supuso el fin de la Edad Media y el paso a la Edad Moderna. Fuera de eso el film ofrece poca cosa más, se hace demasiado largo, algunos personajes son tan parecidos que cuesta diferenciarlos (tanta melena negra y barba frondosa no deja ver las caras), y ni siquiera la espectacularidad de las escenas de batalla salva una producción que pudo ofrecer mucho más. Además el ficticio triangulo amoroso cambia el destino final de un personaje histórico de especial relevancia en el sitio de Constantinopla, el genovés Giovanni Giustiniani. Con todo la épica cinematográfica turca tiene en esta producción una de sus más interesantes propuestas, y a todos los amantes del cine de batallas les encantará.

De momento España no fue uno de los países en los que se distribuyó la cinta de forma que quien quiera visionarla se tendrá que conformar con una versión original subtitulada. Aquí dejo el trailer en ingles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario