LA BELLA ENTRE LAS BELLAS

LAS INTERPRETACIONES DE DIOSA DEL AMOR 

Si hay un personaje que los cineastas y los artistas han amado representar es precisamente la diosa del amor greco-latina, la Afrodita griega o la Venus romana. La diosa del amor que por encima de todas las demás se representaba como la más bella y seductora de todas las divinidades clásicas. Repasemos como unos y otros la han visto, y que hermosas mujeres prestaron su rostro y cuerpo para representar a la bella entre las bellas.

El nacimiento. En sus inicios Afrodita es una diosa antigua, oriental, que nace de resultas de la castración  de Urano. Cronos tras castrar a su padre arroja los órganos al mar, allí donde caen se arremolina la espuma, y de ella surge la nueva diosa. El viento Céfiro la conduce hasta la isla de Chipre donde es recibida por las Horas. Luego los griegos la adaptaron y se inventaron otra nueva Afrodita, nacida de Zeus y Dione, y esta última es la que los romanos adoptan con el nombre de Venus. La representación más conocida de este mito es sin duda el cuadro pintado por Botticelli entre 1482 y 1484 "El nacimiento de Venus", y que tuvo por modelo a una bella florentina Simonetta Vespucci, a la que el pintor adoraba y que había muerto en 1476, pero que la memoria del artista se encargó de inmortalizar en casi todos sus cuadros. Aquella a quien llamaron el "animal más bello", Ava Gardner, fue la diosa en "Venus era mujer" (1948).
Matrimonio con Hefesto. Como la diosa nace ya como una mujer adulta y hermosísima, los dioses del Olimpo se disputan sus favores, que para algo es la diosa del amor. Para evitar conflictos el padre de los dioses entrega en matrimonio a la bella al más feo de todas las divinidades masculinas, Hefestos, el dios cojo encargado de las divinas fraguas, quien además le regala un cinturón creado por él mismo que la hacía totalmente irresistible a cualquier varón. Tiepolo pintó a la pareja entre 1765 y 1766, cuadro que hoy se encuentra en el Museo de Filadelfia (Estados Unidos). La italiana Annie Gorassini, que había representado a Italia en el concurso de Miss Mundo de 1957 y que finalmente no ganó, interpretó a la diosa griega en "Titán contra Vulcano" (1962). 
Amores con Marte. Cansada la diosa de su marido cedió a los encantos del más apuesto dios de la guerra, Ares, o el Marte romano. Ambos acabaron encamados, hasta que un chivato advirtió al marido de la infidelidad de la diosa. Hefesto tejió una red metálica invisible que los atrapara cuando se encontraran en el lecho para así poder avergonzarlos ante los otros dioses. Y lo consiguió. El cuadro de Tintoretto, pintado entre 1545 y 1550 y exhibido en la Pinacoteca de Munich (Alemania) "Venus, Vulcano y Marte", cambia un poco la historia, y Marte no es atrapado por la red ya que se esconde bajo la cama y es un indiscreto perrito el que se empecina en descubrirlo. Otra miss italiana, Rosanna Schiaffino, interpretó brevemente a la diosa en "El rapto de las sabinas"(1961).
El bello Adonis. Fruto de un incesto nace Adonis que la diosa del amor confía a Persefone, diosa del inframundo, para que evite que sea asesinado por su padre. A la hora de devolver al joven la reina de los infiernos, enamorada de él, se niega y surge la disputa entre las dos diosas. Es Zeus quien decide que el joven pase un tiempo con las dos: un tercio con una, un tercio con la otra, y el tercio del año restante con quien quiera. El muchacho elige a la diosa del amor. Pero un jabalí acaba con la vida de Adonis que vuelve a los dominios de Perséfone, de donde Afrodita sólo podrá recuperarlo por 6 meses. En 1900 Waterhouse pinta el hermoso cuadro titulado "El despertar de Adonis" con el encuentro entre los dos jóvenes amantes. La suiza Ursula Andress es Afrodita en la primera versión de "Furia de Titanes"(1981). 
Anquises. La diosa pronto se consoló de su amor perdido con otro mortal. Un hermoso pastor que cuidaba sus rebaños en el monte Ida, y del que se encapricho Afrodita. De la unión de Anquises y Venus Afrodita nació Eneas, quien sería uno de los héroes protegidos por Afrodita en la famosa Guerra de Troya. En 1595 Anibal Carracci decora el techo del palacio Farnese en Roma con frescos del estilo a los que Miguel Angel pintó en la Sixtina, en ellos recoge entre otros temas los amores de los dioses, y la atracción de Afrodita por Anquises es uno de sus cuadros. En "La furia del coloso" (1985) es otra italiana, Margit Evelyn Newton ,quien pone el rostro a la amorosa diosa.
Otros Amores. Afrodita como diosa del amor no escamoteo repartir su favores amorosos entre dioses y mortales. Su lista de amantes era más larga que las colas del paro. Entre ellos se contaban dioses como Apolo, Poseidón, Hermes, Dioniso, y por supuesto el mencionado Ares; entre los mortales, además de Anquises y Adonis, Butes y Faetón. Con casi todos sus amantes tuvo hijos, algunos de ellos casi tan famosos como sus progenitores: Deimos y Fobos de Ares, Príapo de Dioniso, Hermafrodito de Hermes, o el famoso Eneas de Anquises. La hermosa escultura de Afrodita de Rodas muestra a la diosa después de tomar un baño, se trata de una obra en mármol del siglo I a.C. conservada en el museo de Rodas. En una espectacular puesta en escena nada menos que Uma Thurman es la diosa Venus en "Las aventuras del barón Munchausen"(1988).
Afrodita vengativa. Enfadar a la diosa del amor solía tener consecuencias funestas. No todo iban a ser arrumacos y carantoñas. Cuando Afrodita era rechazada o despreciada como fue el caso de Hipólito, el hijo de Teseo, que prefirió a Artemisa y rechazó a la diosa del amor, ésta se lo hizo pagar muy caro haciendo que su madrastra se enamorara de él y provocara una catástrofe que terminó con su vida. Erimanto, hijo de Apolo, sólo tuvo la desgracia o inoportunidad de ver bañarse a la diosa desnuda, que se encargó de cegarlo, provocando la venganza del dios que se transformó en jabalí y acabó con el entonces amante de Afrodita, Adonis. "El baño de Venus" de Auguste Glaize de 1845 refleja ese momento tan asociado a la diosa y que tan caro le costó a Erimanto.  Alexandra Tydings prácticamente es sólo conocida por su papel de diosa del amor en las series de "Hércules, sus viajes legendarios" (1999) y "Xena, la princesa guerrera"(2001).
Afrodita y Eros. Celosa Afrodita de una mortal llamada Psique envió a su hijo Eros con el encargo de que hiciera que ésta se enamorara del hombre más feo del mundo, pero la jugada le salió mal, y fue su hijo quien acabó enamorado de la joven y casándose con ella. Después de que ésta incumpliera las normas del hijo y él la abandonara, Afrodita, en el papel de suegra poco complaciente, impuso unas duras pruebas a la nuera para que pudiera recuperar a su marido (Ver El amor y el Alma). Henri Camille Danger pintó en 1917 un cuadro con la divina Afrodita y su pequeño hijo Eros. La canadiense  Sherinda Shaw fue afrodita en "Percy Jackson y el ladrón del rayo"(2010)
El Juicio de Paris. En el famoso concurso de belleza mítico la diosa del amor no podía faltar, y en competencia con otras dos diosas, Atenea y Hera, se alzó con el título de la más bella, aunque haciendo algo de trampas pues le ofreció al jurado, Paris, un soborno que éste no pudo rechazar, tener a la mujer más bella del mundo. De esta forma la diosa del amor desencadenó con su victoria la más horrenda guerra de la mitología griega, la Guerra de Troya. La casa de Venus en Pompeya del siglo I es llamada así por un magnífico fresco que decora una de sus paredes y que muestra el nacimiento de la diosa. En la mini serie "Helena de Troya"(2003) el Juicio de Paris es mostrado como un sueño del pastor en el cual entre brumas se le aparecen las tres diosas, y es Emily Koslosky la actriz que se encarga de ganar el peculiar concurso de belleza al encarnar a Afrodita.
La Guerra de Troya. Al ser quien favorece y ayuda a Paris en sus amores y rapto de la bella Helena, Afrodita se posiciona en la Guerra de Troya a favor de los amantes y por tanto de los troyanos. A pesar de la prohibición de Zeus de que los dioses participen activamente en la contienda, éstos desobedecen y con frecuencia combaten al lado de unos u otros. Afrodita, como no podía ser de otra forma, sale a luchar al campo pero sus habilidades bélicas no pueden rivalizar con Diomedes que la hiere. A pesar de su inmortalidad la diosa puede sentir dolor, y la herida es lo suficientemente dolorosa para que decida abandonar escarmentada el campo de batalla, pues sus victorias son casi siempre en lugares más mullidos. El impresionante cuadro de Arthur Fitger muestra el enfrentamiento entre el griego y la diosa. La modelo inglesa Agyness Deyn fue Afrodita en la última versión de "Furia de titanes"(2010), donde destacó más por su peinado que por su belleza.

Si de algo sirve repasar las interpretaciones que artistas y directores de películas y series han realizado de la diosa del amor es, sin duda, para observar la evolución del concepto de belleza femenina a través de los tiempos. Y si alguien piensa que no ha cambiado que observe bien los diferentes cánones desde la antigüedad a las orondas venus barrocas, o sin ir más lejos de una mujer como Ava Gardner a una modelo como Agyness Deyn.

No hay comentarios:

Publicar un comentario