INTRIGAS EN LA CORTE DE FELIPE V

LA PRINCESA DE LOS URSINOS

Título Original: La Princesa de los Ursinos

Año: 1947

Duración: 110 min.

País: España

Dirección: Luis Lucia

Reparto: Ana Mariscal, Roberto Rey, Fernando Rey, Juan Espantaleón, Jose María Lado, José Isbert, María Isbert, Manuel Dicenta, Eduardo Fajardo.

Marco Temporal: 1704-1707

Marco Espacial: España



Anne Marie de la Tremoille, la Princesa de los Ursinos, es recibida por el primer ministro francés, quien le encarga la misión de viajar a España, y conseguir que el rey, Felipe V, se convierta en un fiel vasallo de la corona francesa y de su rey Luis XIV, de quien es nieto. En España el cardenal Portocarrero no está dispuesto a permitir el afrancesamiento de la corte española, o lo que es lo mismo la injerencia extranjera en la política nacional, y encomienda a su sobrino la misión de espiar a la princesa con vistas a poder contrarrestar sus planes.

Típico producto de los años 40 que con la excusa del contexto histórico no ofrece una película de aventuras con el galán de eterna sonrisa,  de verbo fácil, y que además en este film toca la guitarra y canta, algo que por lo visto es más que suficiente para encandilar a la inteligentísima princesa de los Ursinos que a las primeras de cambio queda embelesada por el espadachín guitarrista. En el marco de la Guerra de Sucesión española (1701-1713) se desarrolla esta historia de amores, aventuras, intrigas, y alguna que otra cancioncilla.

"La princesa de los Ursinos" es realizada con el estilo grandilocuente del cine franquista, grandes discursos patrioteros, exaltación de las virtudes nacionales, algún que otro mensaje político más o menos encubierto, etc. Salvando todo esto, la película tiene sus toques de humor, y resulta entretenida si somos capaces de resistir las diferencias generacionales entre ese cine y las películas actuales. Las actuaciones son en general muy exageradas, marcando personajes estereotipados, con gestos y discursos demasiado teatrales, pero que se salvan dentro de un guión más que respetable que exigiría una revisión ya (o no, visto lo que hicieron con "Los últimos de Filipinas"). El retrato de personajes históricos como Felipe V, interpretado por Fernando Rey, o la Princesa de los Ursinos por Ana Mariscal se adapta a las necesidades narrativas más que a una veracidad histórica, y a las tesis defendidas por la película, es decir el hecho de que España no quiere interferencias extranjeras en su política salvo que éstas sean con permiso de los gobernantes y para ayudar a rescatar la patria. Es el año 1947 la Segunda Guerra Mundial ha terminado y el régimen de Franco está en entredicho, además de reclamar una intervención para sacarlo del poder, de forma que los discursos patrioteros de la película tienen un doble sentido, y el giro de acontecimientos que permite la intervención francesa pero con las condiciones marcadas desde España es otro pequeño guiño, pues el Plan Marshall de ayuda americana a las naciones europeas occidentales se ha puesto en marcha, y el Régimen de Franco aspira a beneficiarse de los dolares americanos, algo que finalmente no sucedió.

Así pues la película tiene una doble lectura muy interesante para cualquier clase de Historia, ya que además el film no es aburrido y es fácil de ver. Si, ya sé que es en blanco y negro, que los diálogos son un poco rancios, y que determinados roles, hoy ya superados, no serán del agrado de los sectores más feministas, pero los clásicos son así, hay que aceptarlos, enmarcarlos en la época en que fueron realizados, verlos con mentalidad abierta, y disfrutarlos sin olvidar su contexto. Y al que no interesen este tipo de films pues que esperen el "remake" donde seguro que la Princesa de los Ursinos será una "superwoman" que se batirá en duelo con 7 matachines al mismo tiempo, se reirá de Felipe V y Luis XIV, se acostará con la reina de España, al tiempo que su embelesado enamorado se portará como un descerebrado y mostrará tableta, mientras el cardenal Portocarrero será un siniestro personaje violador de indefensas criaturas y consumidor compulsivo de alguna sustancia alucinógena (¿Cuándo me contratan para hacer un guión políticamente correcto?).  

Os dejo la presentación del protagonista masculino y que no se asuste nadie que la escena posiblemente sea lo peor de toda la película.


No hay comentarios:

Publicar un comentario