MÁS ALLÁ DE LAS TERMÓPILAS

300 EL ORIGEN DE UN IMPERIO


Título Original: 300 Rise of an Empire

Año: 2014

País: Estados Unidos

Duración: 102 min.

Dirección: Noam Murro

Reparto: Sullivan Stapleton, Eva Green, Rodrigo Santoro, Lean Headey, Jack O`Connell, Andrew Tiernan.

Marco Temporal: 490- 480 a.C.

Marco Espacial: Grecia



"Las palabras del oráculo son una advertencia, una profecía. Esparta caerá, toda Grecia caerá, y el fuego persa reduce Atenas a cenizas. Atenas es un montón de piedras, maderas, telas y polvo, y tal que polvo se perderá en el viento. Sólo existen los atenienses, y la suerte del mundo entero depende totalmente de ellos. Sólo existen los atenienses y sólo unos robustos barcos de madera podrán salvarles. Unos barcos de madera y un mar de sangre de héroes."

Leónidas y sus espartanos han caído; su viuda, la reina Gorgo de Esparta, cuenta a otro grupo de guerreros de Esparta, cual fue el origen de la enemistad que el rey Jerjes de Persia tiene con los griegos. Para ello se remonta al año 490 a.C. a la batalla de Maratón.

El nuevo film va a continuar la historia comenzada en "300", pero ahora se dan los antecedentes de la guerra con los persas. El protagonismo pasa de los espartanos de Leonidas a los atenienses de Temístocles, interpretado por el actor australiano Sullivan Stapleton. Se sigue adaptando un supuesto cómic de Frank Miller titulado "Xerxes", porque la realidad es que el cómic a fecha del rodaje de la película no estaba publicado, y el director de la primera pasa a productor y cede el manto al director israelí Noam Murro, un auténtico novato que se limita a seguir la estela de su predecesor.

Estamos ante una secuela que sirve a la vez de precuela, y que trata de ampliar el personal universo fantástico histórico de Miller, y que por supuesto tiene poco de film histórico y mucho de film espectáculo al igual que su predecesora. De nuevo no hay mucho que comentar que no se haya dicho ya con respecto a "300" (ver ¡Esto es Esparta!), aunque en este caso jugaba con al menos dos factores negativos: Uno, Sullivan no es Butler, y eso se nota, el australiano no tiene ni la presencia ni el tirón del escocés; y dos, la novedad y sorpresa que aportaba la primera se ha perdido en ésta, de forma que mientras en la primera el espectador podía flipar por el aspecto visual de la película en esta, estrenada 7 años después, las sorpresas son mínimas. A su favor tenía que muchos estaban dispuestos a ir al cine para ver como continuaban la historia, y contemplar como se plasmaban las luchas de los griegos contra los persas en una especie de desquite o venganza por el final de la primera película.

La película fue un éxito moderado de crítica y público. No fue tan bien aceptada como la primera, pero recaudó lo suficiente para que se plantear la posibilidad de una tercera (a pesar de las peticiones de los fans no van a resucitar a Leónidas, ¡sólo faltaría!). Más sangre, más violencia, más efectos, más luchas ahora aprovechando la batalla de Artemisión la mayoría sobre el agua, con la idea de aumentar la espectacularidad. Temístocles frente a Jerjes, Atenas frente a Esparta, argumento más que atractivo para realizar una magnífica película histórica, pero de nuevo un director opta por el camino fácil, y diseña un film para vender juegos de consolas (¡qué hartito estoy, por Dios!¿Alguien les puede decir a esta gente que pueden hacer un film histórico sin que los protagonistas salten más que Mario Bros y Hulk juntos?).

Si te gustan los films ultramodernos con tremendos efectos con acción a tope y que te hagan pensar que en cualquier momento va a aparecer en pantalla un enorme "Game over" vas a gozar "300. El origen de un imperio". Sí por el contrario eres un maniático de la exactitud histórica es posible que la película te produzca un shock anafiláctico, quedas avisado.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario