MISTERIOS CAROLINGIOS

EL PUÑAL Y LA PONZOÑA


Título Original: Le poignard et le poison


Autor: Marc Paillet


Fecha de Publicación: 1995


País: Francia


Marco Temporal: 796


Marco Espacial: Francia


Corre el año del Señor de 796 el rey Carlos ha encargado una misión en Autun a dos de sus enviados, el conde Childebrand y el abad Erwin el sajón. El conde no está muy satisfecho del encargo, primero porque se trata de dirimir unas quejas sin importancia entre un obispo y un conde, y segundo porque su compañero no parece muy inclinado a la diversión y sí a hacerse abrir todas las bibliotecas que se encuentran en su itinerario que además se empecina en inventariar con un celo que exaspera a Childebrand más aficionado a la juerga y a la acción.   

La presente novela abrió un ciclo de novelas de intriga histórica protagonizadas por el típico investigador espabilado, en este caso el abad Erwin el Sajón, que resuelve crímenes y misterios en época carolingia puesto que se haya al servicio del rey de los francos Carlomagno. Un asesinato por envenenamiento y apuñalamiento durante un banquete sirve de excusa para poner en marcha toda la maquinaria de los dos "missi dominici" (enviados del señor) que comienzan su escrupulosa investigación, acumulando pruebas, realizando interrogatorios, etc, al tiempo que nos informamos un poco de las costumbres cotidianas de la Francia carolingia.

El autor que además de escritor fue miembro de la resistencia en la Segunda Guerra Mundial, e historiador, presenta a su detective medieval en esta su primera aventura de las 8 que llegó a publicar antes de su muerte. El esquema argumental es el típico de estas novelas: un sagaz y meticuloso detective que desentraña un crimen, y que es ayudado por un compañero no tan astuto. Son novelas llenas de diálogo como corresponde a las novelas de investigación, donde en el juego de las preguntas y respuestas descansa la clave del enigma, y en las que el contexto histórico pone la nota de color. Sin embargo Marc Paillet no se esfuerza demasiado al menos para lo que se podía esperar, los personajes son arquetipos, y la contextualización se limita a pequeños detalles que salpican muy de vez en cuando la narración, no hay apenas menciones a acontecimientos o personajes históricos, y la trama es bastante sencilla. A pesar de ello es una novela fácil de leer, entretenida para los amantes de las novelas de intriga, pero muy escasa para los aficionados a la novela histórica, que encontrarán más interesante el propio prefacio del autor que la novela en sí, aunque los pequeños detalles de la vida diaria que sí aparecen reflejados en la historia ponen un poco de salsa al libro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario