NO TODOS ESCUPEN FUEGO

LOS MÁS FAMOSOS DRAGONES DE LA MITOLOGÍA

Si hay un animal fantástico que aparece en casi todas las culturas de este planeta, ese es el dragón en sus múltiples y variadas formas dependiendo de la cultura que lo retrate. Para el arte y el cine estos míticos animales han sido una verdadera fuente de inspiración. Hoy presentaremos una somera selección de estos fabulosos seres.

Ladón. El dragón griego de 100 cabezas. La mitología griega está plagada de seres extraños y los dragones están por supuesto representados en distintas formas. Ladón es un gigantesco dragón de 100 cabezas que custodia el árbol de las manzanas de oro del jardín de las Hespérides. Fue exterminado por Heracles, y de su sangre brotó un nuevo árbol, el draco. El australiano Rupert Buny (1864-1945) dibujó la escena del enfrentamiento entre el héroe y el dragón, aunque dotó a éste de una sola cabeza, y rompiendo el esquema narrativo que solía mostrarlo enroscado al tronco del árbol. Ladón es pobremente reflejado en la película "Hercules" (1958) en dónde más parece un primo hermano de un Tiranosaurio que un dragón griego, pero ya se sabe cosas del presupuesto y de la época.
Hidra de Lerna. La Hidra de Lerna es un dragón de varias cabezas y sangre venenosa, que además tenía la peculiaridad de que por cada cabeza que se le cortaba nacían dos. Vivía en una ciénaga y por tanto a diferencia de Ladón que era terrestre, este dragón griego era de medio acuático. También la fiera fue muerta por el héroe Hércules durante uno de sus famosos trabajos. Gustave Moreau realizó en 1876 un espectacular cuadro con el enfrentamiento entre el semidiós y el dragón multicefálico. En la película juvenil "Percy Jackson y el ladrón del rayo"(2010) la Hidra hace su aparición estelar gracias a la magia de los efectos digitales.  
Dragón de la Cólquide. Es una mezcla de dragón y serpiente gigante que nunca duerme y que guarda el vellocino de oro que cuelga de un árbol, y bajo el que reposa el gigantesco monstruo. Medea hace dormir al insomne bicho, momento que es aprovechado por el héroe y líder de los argonautas, Jasón, para robar la preciada piel. Un cuadro del siglo XVII de la escuela de Salvator Rosa que se encuentra en el Museo de San Luis (Estados Unidos) narra el momento en que Jasón vierte en la boca del dragón la pócima proporcionada por Medea. En "Jasón y los argonautas" (1963) no les debió de parecer muy emocionante un dragón dormido, y además de enfrentarlo al héroe armado con una triste espada lo dotaron de múltiples cabezas en la tradición de sus congéneres mitológicos Ladón y la Hidra.
Jörmundgander. Es la serpiente gigante de Midgard, hija de Loki y la giganta Angrboda. Es el gigantesco monstruo que atacó a los dioses nórdicos el día de su final en el llamado Ragnarok. Thor, el dios del trueno, era su enemigo y se enfrentó a Jörmundgander en varios ocasiones. En la última lucha ambos pelearon hasta el final, y la serpiente dragón murió a manos del dios, pero éste no la sobrevivió mucho tiempo pues envenenado por ella murió sin dar más de 9 pasos. Henry Fuseli pintó en 1788 uno de los enfrentamientos entre Thor y la serpiente cuando éste intentó pescarla en el mar, cuadro que se encuentra en la Real Academia de Artes de Londres. El film de terror de serie B "Ragnarok" (2014) desarrolla la idea de la supervivencia de Jormundgander en la actualidad, y la verdad es que el bicho no sale muy favorecido (aquí no hay la excusa de que eran otros tiempos).  
Fafnir. Es un dragón de la mitología germana al que se enfrentará el héroe Sigfrido. Inicialmente Fafnir es un enano, pero tras matar a su padre y apoderarse de su oro se transformó en un feroz dragón que en lo más profundo del bosque custodiaba su tesoro hasta que Sigfrido lo mató y bañándose en su sangre se hizo invulnerable. El Hall de los Nibelungos en Königswinter (Alemania) fue construido como un homenaje a las óperas de Wagner en 1913, y en 1930 se le añadió una gruta del dragón donde una escultura de Fafnir de 13 metros custodia la entrada a la caverna que guarda el oro de los nibelungos. En la serie "El reino del anillo"(2004) nuestro codicioso enano trasmutado en dragón hacia su fiera aparición.
Quetzalcoalt. La serpiente emplumada es la principal deidad de mesoamérica. Inicialmente parece ser que fue una divinidad relacionada con el agua, pero con el tiempo se convirtió en el más importante dios de muchas culturas como los mayas, olmecas, atzecas, etc, aunque en ocasiones adoptaba otros nombres siempre iba asociada a esa dualidad de serpiente y elementos de ave como las plumas. En el yacimiento arqueológico de Teotihuacan, México, se pueden observar numerosas decoraciones en forma de cabezas de la serpiente emplumada. El cine no se ha portado demasiado bien con el dios, en "Q"(1982) la retratan como un maligno dragón que recorre las modernas calles de Nueva York para posarse en el edificio Crysler y aterrorizar a los ciudadanos, y tampoco es que luzca mucha pluma.    
El dragón chino. El dragón es uno de los animales más importantes en la mitología y el folklore chino, y es capaz de adoptar numerosas formas, aunque la más habitual es la tradicional forma serpentiforme. Como símbolo de poder y fuerza el dragón fue adoptado como emblema del emperador de la China. El emperador Liu Bang (256-195 a.C.) afirmaba que había sido concebido después de que su madre soñara con un dragón, así se entroncaba con tan mítico animal. Otro emperador, Yongle (1360-1424), tenía una traje de dragón y llenó su palacio de obras que lucían el dragón, que convirtió en todo un emblema de su dinastía, la Ming. La pintura de Chen Rong "nueve dragones" de 1244 realizada durante la dinastía Song presenta un típico dragón chino, alargado y con dos cuernos tan representado en diversas iconografías orientales. En la película "La Momia. La tumba del emperador dragón"(2008) un fantástico emperador chino adquiere la habilidad de transformase en un feroz dragón.
El dragón japonés. El dragón japonés viene a ser una amalgama de los dragones de distintos lugares del Lejano Oriente como los chinos, coreanos e incluso indios. Suelen estar asociados al agua, por tanto son divinidades de la lluvia o del mar, como el caso del dios dragón. Se les representa gigantescos con cuerpos reptilescos, normalmente con alas, y prácticamente siempre con afiladas garras. Uno de los dragones más conocidos de Japón es Kuzuryu, el dragón de nueve cabezas al que se le sacrificaban jóvenes, aunque luego se sustituyó el sacrificio por una ofrenda de arroz hervido con frijoles rojos. En Togakushi hay un santuario a este dragón, y en Hakone tiene dedicada una fuente en la que se puede ver su imagen. La película de Corea del Sur "Dragón Wars"(2007) hace desfilar todo un muestrario de dragones del más variopinto tipo y diversas intenciones.
Leviatán. El dragón judeo-cristiano. "En aquel día Yahvé castigará con su espada dura, grande y fuerte al leviatán serpiente veloz, y al leviatán serpiente tortuosa; y matarán al dragón que está en el mar (Isa 27:1) De manera que sí, también la tradición judeo cristiana tiene su propio dragón, una especie de gigantesco monstruo marino, mezcla de ballena y serpiente marina, cuyo nombre ha quedado como sinónimo de cualquier bestia gigantesca. Un grabado de 1865 de Gustave Doré, inspirado precisamente por las palabras de Isaias, presenta a Dios destruyendo al Leviatán, símbolo de Satán. Otra infame película de terror con más ganas que medios "Leviatan" (1989), a la estela de películas como "Alien", intenta explotar la figura del dragón marino para meter miedo a los sufridos protagonistas.
El dragón de San Jorge. El dragón medieval occidental es el protagonista de numerosos cuentos y leyendas, incorporándose rápidamente a la mitología cristiana. Suele ser un ser maligno que devora personas y animales, que la mayoría de las veces escupe fuego, y tiene la capacidad de volar con unas enormes alas. Casi siempre un valiente caballero acaba con sus correrías, salvando primero a la doncella, y si es princesa se lleva además como recompensa su mano y el reino. Jorge de Capadocia (280-303), soldado romano convertido en mártir cristiano por la persecución de Diocleciano, se convirtió por obra y gracia de un proceso de sincretismo religioso en el siglo IX en el protagonista de toda una lucha contra un dragón, que durante siglos fue considerada verídica, y que sirvió a los más importantes artistas occidentales para tema de sus obras. Como ejemplo rehuyo los cuadros más conocidos y dejo la menos conocida estatua de San Jorge y el dragón de la catedral de Estocolmo (Suecia), realizada en bronce en 1489. El film "George y el dragón" (2004) propuso una reinterpretación de la leyenda convirtiendo al santo en un caballero cruzado que retorna a su tierra y termina por enfrentarse al temido dragón muy a su pesar.  
De nuevo quedan muchos dragones por tratar desde los tipo serpiente gigante como Pitón del mito griego de Apolo, hasta los literarios como el famoso Smaug de "El Hobbit", pasando por toda la gama y tipos de dragones según su procedencia (indios, europeos, americanos), inclinaciones (malvados, benévolos), colores (blancos, negros, rojos), etc. Pero de momento hasta aquí hemos llegado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario