UN ESPADACHÍN CONTRA EL VATICANO

EL ESCORPIÓN


Título Original: Le scorpion

Guionista: Stephen Desberg

Dibujante: Enrico Marini

Fecha de Publicación: 2000-2014

País: Bélgica, Suiza

Marco Temporal: Segunda mitad del siglo XVIII

Marco  Espacial: Italia, Turquía






Desde tiempos del Imperio romano las nueve familias han dominado el mundo, y cuando éste cayó usaron las nueva religión para seguir ostentando el poder. Ahora los siglos han pasado y un joven espadachín y aventurero apodado el Escorpión recorre los tejados de Roma, o desciende a las profundidades de la ciudad en busca de algo que le proporcione riquezas. En su búsqueda de dinero fácil El Escorpión ayudado de su fiel amigo el húsar ha descendido a las catacumbas para hacerse con una reliquia de San Alástor, aunque a la Guardia Suiza no le han hecho mucha gracia que el par de aventureros profane las sagradas tumbas.  

En una Roma llena de monjes guerreros, oscuras conspiraciones, cardenales corruptos, traiciones, misterios del pasado y mucho mucho más se desarrollan las aventuras de El Escorpión. El Escorpión es un aventurero surgido de la imaginación del belga Desberg que recrea un ficticio siglo XVIII en el que su personaje se mueve como pez en el agua en la eterna lucha entre el bien y el mal. Con 11 tomos publicados en Francia más un especial, la saga de "El Escorpión" es uno de los grandes éxitos de la Banda Diseñada europea, pocos cómics actuales han conseguido tantos seguidores y críticas tan unánimemente buenas.

En realidad no estamos ante un cómic histórico ni siquiera los personajes que deberían ser históricos, lo son, las referencias a acontecimientos históricos son tangenciales, y la contextualización temporal se deja en un momento indeterminado de la segunda mitad del siglo XVIII en una Roma dominada por un cardenal ambicioso y corrupto con mucho en común con el Richelieu de "Los tres mosqueteros". "El Escorpión" es un cómic de los de capa y espada que rinde homenaje y bebe en las fuentes de las novelas clásicas de espadachines, y que a su vez ha generado ya más de un imitador. 

Si ya hemos dejado claro que de histórico el cómic tiene poco, ¿qué es lo que me lleva a comentar esta serie? Las recreaciones del genial Marini al que ya habíamos visto  en "Las águilas de Roma" (ver Hermanos de Sangre). Sus dibujos de estilo acuarelístico son absolutamente espectaculares, su recreación de los ambientes, de la ciudad de Roma, de las calles, edificios, monumentos, ruinas, es de las que quitan el hipo. Las aventuras que se desarrollan en Turquía, donde demuestra que no sólo dibujar Roma se le da bien, es excepcional en sus recreaciones de Capadocia o de las iglesias rupestres.

Si queréis un guión ágil, una historieta de aventuras trepidantes de capa y espada, y unos dibujos impresionantes, la saga de "El Escorpión" se convertirá en vuestro cómic de cabecera. Si buscáis un cómic histórico del que podáis aprender y usar como recurso didáctico pasad de largo, de eso "El Escorpión" tiene poco. Son cómics muy entretenidos y fáciles de leer, pero Desberg, que no dudo que sea un magnífico guionista, no se ha molestado en hacer un mínimo de investigación histórica, y ese es el gran reproche de la serie, pues que le hubiera costado ubicar las aventuras del espadachín en un momento concreto de la Historia y hacer que se cruzara con personajes históricos reales, y no tergiversar los acontecimientos para mejor gloria de la narración. Eso sí los amantes de las aventuras de siempre reconocerán las influencias del guionista, y es que el cardenal Trebaldi y sus guardias además de a Richelieu nos traen a la memoria a cierta guardia imperial y a su Señor Oscuro.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario