VUELVE EL MATAMONSTRUOS

IRA DE TITANES


Título Original: Wrath of Titans


Año: 2012


Duración: 99 min.


País: Estados Unidos


Dirección: Jonathan Liebesman


Reparto: Sam Worthington, Lian Neeson, Ralph Fiennes, Rosamund Pike, Toby Kebbell, Édgar Ramírez.



Después de su victoria sobre el Kraken Perseo rechaza el lugar en el Olimpo que le ofrece su padre Zeus. Ahora 10 años después es un pescador viudo que cuida de su hijo como un mortal más. Pero algo está pasando en el mundo de los dioses, el fin de éstos se está aproximando, y Zeus acude a pedir ayuda a Perseo para detener los monstruos que están escapando del Inframundo y debilitando el poder de los olímpicos. El antiguo héroe no quiere involucrarse en la luchas de los dioses, pero el mal llegará a sus puertas.

La continuación del remake de "Furia de titanes" cambia de director, de guionistas, e incluso a alguno de sus interpretes. La idea es dar más y mejor, más espectáculo, más acción, más efectos especiales, y vender un nuevo juego para las consolas al tiempo que nos preparaba para la tercera película de la trilogía. La realidad fue que ofreció mucho más pero todo malo.

El guión obvia la mitología clásica por completo, y si en la anterior era una excusa para soportar la trama, aquí ni eso. El director es mucho más que el anterior, más adecuado para dirigir videoclips de estrellas del pop o trailers para juegos de PC, porque en eso convierte la película, en un largo trailer de un juego al que claro le sobran como mínimo 90 minutos. Los actores si en la anterior estaban de paseo en ésta más bien van de picnic, incluso Lian Neeson, de quien no se puede decir que sea mal actor, tuvo el dudoso honor de recibir por su interpretación en este film un "razzie" al peor actor de reparto. Los efectos especiales se esfuerzan por enseñarnos un espectacular catálogos de gigantescos monstruos que apenas acertamos a vislumbrar entre tanto fuego, humo negro, llamaradas, explosiones, etc, y al final hay que creerse que entre tanta imagen en movimiento hay un enorme monstruo y un héroe haciéndole frente, y yo creo que hay estuvo el principal error, pues el público está predispuesto a perdonar casi todo, pero actualmente que vayas al cine a ver espectáculo y sólo veas borrones no es algo que se soporte con estoicismo.    

En definitiva "Ira de Titanes" es una película prescindible que poco o nada añade a la anterior o al cine mitológico en general, que nos hace añorar las viejas películas del peplum italiano, y que gustará a locos de los video juegos, forofos de las consolas,  y a admiradores de los encantos del Worthington o de la Pike. Al resto de los mortales o divinidades del Olimpo la película nos resultará tediosa, a veces pesada, casi siempre confusa, y si hemos pagado por ir a verla al cine puede que incluso se nos agrie la digestión. El batacazo en taquilla fue de tal categoría que todos los planes de completar la trilogía se fueron al traste, y "La venganza de los titanes", así iba a titularse la tercera entrega,  jamás llegó a realizarse afortunadamente para el sufrido público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario