JUICIO A LOS ESCIPIONES

ESCIPIÓN EL AFRICANO


Título Original: Scipione, detto anche l´africano

Año: 1971

País: Italia

Duración: 114 min.

Dirección: Luigi Magni

Reparto: Marcello Mastroianni, Vittorio Gassman, Silvana Mangano, Ruggero Mastroianni, Woody Strode.

Marco Temporal: 187 a.C.

Marco Espacial: Antigua Roma


Año 187 a.C. Roma. Dos niños juegan con el casco de un adulto son Cornelia y Plubio, pero a la madre de Cornelia no le hacen gracia los juegos infantiles y les retira el ornamento militar mientras achaca su malhumor al mal carácter de los Escipiones. Mientras su marido y padre de la niña, Publio Cornelio Escipión, llamado el Africano, responde ante el Senado precisamente alegando su mal carácter ante la insolente pregunta de los senadores sobre el paradero de cierto dinero desaparecido.

"Escipión el Africano" es una película atípica, clasificada como cine histórico y comedia a la vez. Es eso pero también algo más. A pesar del título o de la apariencia de alguno de los carteles que en en su día publicitaron la película, ésta no trata sobre las épicas hazañas guerreras del militar romano, si no del juicio por corrupción a que se vieron sometidos él y su hermano Escipión el Asiático.

La película de Luigi Magni ha sido motejada por críticos y espectadores como "irregular", es decir con altos y bajos a lo largo de su metraje. A mi mas bien me parece una película muy personal, realizada por un director que además fue el responsable del guión. Un guión lleno de diálogos, sin acción, lo que le da a la película la apariencia de  obra de teatro, con una ausencia absoluta de efectos especiales, sin grandes movimientos de masas para las grandiosas batallas del llamado peplum italiano, sin guaperas luciendo músculos, ni bellas mozas paseando "palmito", por haber no hay ni siquiera las espectaculares recreaciones de la Roma clásica sean digitalizadas o de cartón piedra. Toda la película rezuma decadencia en una comedia agria, donde los personajes son mayores, calvos, gordos, feos, malhumorados, los escenarios son ruinas, auténticas ruinas y no de las más bellas y espectaculares, no, se buscan lugares deteriorados, oscuros,  en los que el espectador tiene la sensación de que están a punto de desmoronarse, y eso que se supone que en esa época están en su esplendor. Marcelo Mastroianni está horrible y su compañera Silvana Mangano, muy lejos de la espectacularidad femenina de "Arroz amargo", representa a una amargada matrona romana que le quita las ganas de casarse al más pintado; Gassman está implacable en su persecución política, y el hermanísimo, Ruggero, hace de hermano "tonto" a la perfección. Los diálogos son duros, amargos, crueles, todo en una comedia que no provoca risa o al menos no siempre.

Seguramente a muchos espectadores les cogió de improviso pues el film rompe con lo que posiblemente se esperara de él. En los años del fascismo se había producido un film  también titulado "Escipión el Africano" (1937) de carácter épico que nada tiene que ver con éste. "Escipión, llamado también el africano", titulo real en italiano, es un film que filosofa, critica y analiza la decadencia de la sociedad italiana de los años 70, enmascarándola con un tema histórico para establecer esos paralelismos que tanto gustan a los historiadores. La corrupción de los políticos, la traición de los cercanos, la ingratitud del pueblo, la soberbia de los poderosos, la decadencia de una sociedad, son los temas que caen como pedradas sobre el desprevenido espectador que a veces no sabe como encajarlas "¿Me tengo que reír de esto?", se preguntará más de uno. Y es que a día de hoy una obra como "Escipión  el africano" está más de actualidad que muchos de los blockbuster de las carteleras.

En la película de Magni no se salvan ni los dioses, y para muestra el diálogo que se establece entre el suplicante Escipión y el desbordado dios Júpiter:
O la caradura del hermano enchufado para justificar los gastos desmedidos, y la terrible contestación del Catón de Gassman (que por cierto suena muy actual, ¿no os parece?):

No hay comentarios:

Publicar un comentario