EL FIN DEL SUEÑO

KENNEDYS: DESPUÉS DE CAMELOT


Título Original: The Kennedys: After Camelot

Año: 2017

Nº de Episodios: 4 (181 min.)

País: Estados Unidos

Director:

Reparto: Katie Holmes, Matthew Perry, Kristin Booth, Kristen Hager, Alexander Siddig.

Marco Temporal: 1968-1997

Marco Espacial: Estados Unidos



Los Angeles. 6 de junio de 1968. En el Hotel Ambassador se espera la aparición del senador Robert Kennedy ante sus seguidores para comentar su victoria en las primarias en California. En las cocinas del hotel un joven de ascendencia palestina espera escondido su momento. En Nueva York Jackie Kennedy, la viuda del hermano del candidato y antiguo presidente de la nación, sigue por televisión las informaciones relativas a la victoria de su cuñado. En San Francisco Edward Kennedy, acompañado de su esposa, representa los interés de la familia ante sus seguidores mientras están atentos a los resultados de su hermano y a su comparecencia.

La serie fue concebida como una necesaria continuación a la serie del 2012 "Los Kennedy", incluso miembros del reparto de la primera continúan su papel en la segunda como en caso de Katie Holmes o Kristin Booth. Ahora se trata de contarnos lo que ocurre tras el asesinato de Robert Kennedy, y como ese mágico mundo levantado por la poderosa familia de católicos irlandeses, eso que Jackie denomina Camelot, se desmorona, como el sueño de los Kennedy, y con ellos de una parte de los americanos, se viene abajo. Para ello se sirven de los dos miembros más relevantes de la familia que siguen teniendo un papel público, Ted Kennedy, el pequeño de los hermanos y la nueva esperanza del clan, y la viuda de John y madre de sus hijos, Jackie. Desde 1968 hasta 1997 se nos va mostrando los fallidos intentos de la familia por volver a convertirse en los "reyes" de Norteamérica hasta llegar a un epílogo final en el que se nos presente al príncipe que pudo ser y no fue, John Kennedy Junior.

Con los dos actores principales metidos a productores la serie apenas dejan espacio para ningún otro que no sea ellos: Jackie y Ted, Ted y Jackie, parecen ser los únicos que importan: él caracterizado como un perfecto imbécil, y ella por el contrario como la perfecta dama, una auténtica reina sin corona. Tanto se centran en los dos personajes que apenas nos enteramos de lo que está sucediendo en el mundo o incluso en su propio país, que si los amores de la una, que si las meteduras de pata del otro, le dan un toque demasiado folletinesco que pierde de vista los elementos que habían hecho interesante a la serie precedente. Únicamente el incidente de Chappaquiddick se trata con algo de seriedad aunque se dejan bastantes cosas en el tintero.

En algunas críticas se considera la serie como innecesaria y superficial, yo no estoy totalmente de acuerdo con estas apreciaciones. El clan Kennedy fue una de las familias más importantes de los Estados Unidos. Durante décadas estuvieron implicados de una forma u otra en la vida política de su país, participaron activamente en algunos de los acontecimientos más importantes del siglo XX, y su influencia se notó durante mucho tiempo en los Estados Unidos. Una serie de televisión que contara si no todos al menos los principales hechos y políticas en los que se vieron implicados era más que necesaria. La anterior serie había dejado muchas preguntas por contestar, también había dejado cabos sueltos que se podían atar con ésta, y por supuesto la historia de Ted era interesante que fuera contada. Pero lo que sí es cierto es que la historia merecía ser tratada con algo más de rigor, y ahí sí puedo concordar con los críticos, en ocasiones la serie se torna superficial, y se pierde en imágenes de relleno que no aportan nada ni a la historia ni a los personajes biografiados. Esta "After Camelot" se convierte así en una secuela que incide más en temas personales, en problemas familiares, que en elementos históricos, se simplifican las posturas y se recurre a maniqueísmos sin ahondar en las motivaciones de los protagonistas.

Desde luego de inferior calidad a su predecesora es más un culebrón de lujo que una serie histórica, pero al menos continúa allá donde lo dejó "Los Kennedy" y sirve al espectador para seguir los avatares de la famosa familia tras la muerte de sus dos principales representantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario