UN PEQUEÑO PASO POR AMÉRICA

1492: LA CONQUISTA DEL PARAÍSO


Título Original: 1492: The Conquest of Paradise 

Año: 1992

Duración: 155 min.

País: Reino Unido

Dirección: Ridley Scott

Reparto: Gérard Depardieu, Armand Assante, Sigourney Weaver, Loren Dean, Ángela Molina, Fernando Rey, Tchéky Karyo.

Marco Temporal: 1491-1501

Marco Espacial: España, América


"De todo lo que escribió mi padre, que fue mucho, estas son las palabras que más recuerdo: "Nada de lo que redunda en el progreso humano se consigue con acuerdo unánime, y los que han recibido más instrucción que otros están condenados a dedicarse a esa vida a pesar de los demás". Hubo un tiempo en que el Nuevo Mundo no existía. El sol se ponía por Occidente en un océano por el que ningún hombre osaba aventurarse, y más allá, el infinito". Fernando Colón recuerda no sólo las palabras de su padre si no también cuando de niño se sentaban frente al mar viendo desaparecer los barcos en el horizonte y le hablaba de la redondez de la Tierra.

"1492. La conquista del Paraíso" es la otra película surgida a socaire de la celebración del Quinto Centenario del Descubrimiento de América. De nuevo no es ni España ni un director español quien aborda el proyecto, aunque si se llevan las ayudas y subvenciones españolas por lo que aparecemos como país coproductor. Aquí se va a ahondar más en las consecuencias del viaje, y aunque en su primera y segunda parte comparte con la otra película, "Cristóbal Colón: El descubrimiento", la búsqueda de apoyos financieros  y el desarrollo mismo del viaje, en la película de Ridley Scott va más allá, y nos presenta las primeras consecuencias para el hombre, España y el mundo del descubrimiento del nuevo continente.

Como película y desde el punto cinematográfico el film del británico Ridley Scott tiene pocos peros, él es un director truquista, que se las sabe todas, y suele realizar pélículas que llegan al público, y responden en taquilla, aunque con la de Colón no le salió tan bien como esperaba. Visualmente tiene imágenes muy bellas, como la conocida del primer paso sobre tierra americana en la que el avispado director, pensando en el público americano, quiso hacer una analogía con la llegada a la Luna ( muy acertada en cuanto a la emoción y dificultad que pudo tener la gesta). La música es de las que han hecho historia con un tema principal que un inspiradísimo Vangelis ha convertido en inolvidable para toda una generación. La interpretación del protagonista principal, el francés Gerard Depardieu es convincente y es capaz de trasmitirnos con bastante credibilidad las fases y evolución del personaje. El guión, aunque con más agujeros que un queso de gruyer, como viene siendo habitual en estas producciones, era interesante para el gran público, y estaba bien estructurado en tres partes claramente diferenciadas. Sin embargo el conjunto no acabó de convencer ni a críticos ni a público que aún hoy no se ponen de acuerdo si es una obra maestra o un auténtico bodrio.

El problema de Scott es que es incapaz de mantener el interés a lo largo de toda la cinta y, una vez llegado el clímax del film con la llegada del descubridor a América, la película se va desinflando, aunque a mi me parece la parte más interesante de la historia (raro que es uno). Algunos de los personajes que desarrollan el rol de "malos" del film rozan lo esperpéntico, y el terrible dueto formado por el Sánchez de Assante y el Mújica de Wincott nos hacen temer que en algún momento del film suene la "marcha imperial" de "Star Wars". La manía anglosajona de retratar España como un lugar oscuro lleno de fanáticos religiosos, de peligrosos individuos de dudosa catadura moral, y de cuya miseria sólo puede sacarnos un héroe redentor a ser posible extranjero, infecta el metraje de la cinta haciéndole perder verosimilitud al intentar presentar la empresa de Colón como algo individual y excepcional, algo que la descontextualiza, y le quita todo sentido. 

Ni "Cristobal Colón. El descubrimiento" era tan mala como la crítica y el publico parecieron opinar, ni "1492. La conquista del paraíso" es la obra maestra que algunos afirman. Si bien es cierto que los valores fílmicos de la obra de Ridley Scott están muy por encima de su competidora, y que ciertos elementos de la misma hacen imprescindible su visionado y disfrute. Pero ninguna de las dos consigue penetrar más allá de lo superfluo, de la biografía novelada del personaje, y ahondar en las enormes dificultades y la aún mayor trascendencia que el descubrimiento de América tuvo para el mundo. Quizás en "1492. La conquista del paraíso" sí tengamos la sensación de un cambio de época, de la transición de la Edad Media hacia una nueva era, una nueva era llena de cambios en lo político, en lo social, en lo artístico. Lo mejor es visionar las dos películas, y quedarse con lo mejor de cada una, pero antes es recomendable leer una buena obra de referencia, lo más objetiva posible, que nos informe más seriamente sobre Colón y el descubrimiento. Una buena recomendación para los más vagos es intentarlo con los cómics dedicados al tema aparecidos también durante el Quinto Centenario y ya comentados aquí (ver "Tres con Colón" y "Camaradas en América").

Y aquí también la película completa:
        

No hay comentarios:

Publicar un comentario