POSAR PARA VERMEER

LA JOVEN DE LA PERLA


Título Original: Girl With a Pearl Earring

Año: 2003

Duración: 96 min.

País: Reino Unido

Dirección: Peter Webber

Reparto: Scarlett Johansson, Colin Firth, Tom Wilkinson, Cillian Murphy, Judy Parfitt

Marco Temporal: 1665

Marco Espacial: Holanda


Delft, Holanda. 1665. La joven Griet se ve forzada a abandonar a su familia protestante para entrar a servir en una casa católica. Después de despedirse de su padre que ha quedado ciego por un accidente, la joven escucha los últimos consejos de su madre. La familia con la que entra a servir es nada menos que la del maestro Vermeer.  

La película estaba basada en la novela de Tracy Chevalier de igual título, y trata precisamente de la génesis del famoso cuadro de Johannes Vermeer. La autora había especulado sobre quién podía ser la modelo del cuadro y que relación tenía con el pintor, y sobre esta especulación construyó una historia ficticia que fue la que ha sido llevada a la pantalla.

"La joven de la perla" es una pintura biográfica, no cuenta la vida del pintor, y lo que cuenta en su mayor parte es pura especulación. El director se centra en recrear un ambiente, en simular el proceso creativo de una gran obra maestra, en los sentimientos que impulsan al artista y que aquí se proyectan en la modelo, desarrollando así un film intimista, contenido, de silencios, y como se dice hoy de "tensión sexual no resuelta". Cada fotograma parece intentar reproducir los cuadros, la luz y los colores de las obras originales de Vermeer, así que si algo destaca en esta película es la dirección artística (nunca mejor dicho) y la fotografía. Los actores con una joven Scarlett Johansson, una adolescente de 17 años, a la que consiguen hacer clon de la del cuadro, y un Colin Firth siempre solvente, cumplen su papel sin complicaciones pero sin grandes esfuerzos interpretativos, pero es que esas imágenes copiando los cuadros de Vermeer en movimiento son demasiado potentes para que te fijes en otra cosa.

La plasmación del ambiente del siglo XVII en Holanda, de la vida cotidiana, es uno de los aciertos de un film preciosista, pero no del gusto de todos. Los amantes del Arte, los aficionados a las películas intimistas, al romanticismo contenido, encontraran en "La joven de la perla"su película. Que nadie vaya buscando un film lleno de datos y exactitudes históricas sobre el pintor o su pintura, "La joven de la perla" es otra cosa, tal vez una excusa para ahondar en sentimientos y en como llega el arte a las almas sensibles. A los aficionados a la Historia les deja una recreación bastante fiel de como vive en los Países Bajos la gente del pueblo, como trascurre la vida lejos de palacios, consistorios, o centros de poder.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario