DESENTRAÑANDO MISTERIOS

DETECTIVES MEDIEVALES

Cuando Umberto Ecco publicó "El nombre de la rosa" desató todo un fenómeno literario, que aunque ya existía, sufrió un impulso absolutamente espectacular: las novelas históricas de detectives, o más bien las novelas de detectives con trasfondo histórico. Aunque ya hemos dedicado una entrada a los detectives a lo largo de la historia y su relación con el cine, hoy nos centraremos específicamente en los medievales y en su relación con la literatura. Hagamos un repaso a estos hermanos medievales del insigne Sherlock Holmes.

Sor Fidelma. Nuestra primera investigadora es nada menos que una mujer y además monja, aunque una monja un tanto particular. Es hija de un rey y hermana de otro en la Irlanda del siglo VII. sus aventuras comienzan en el año 663 y suele dedicarse a desentrañar complejos casos en donde la política, las costumbres y conflictos religiosos se entrecruzan en varias tramas que tiene que desenredar con ayuda de un monje sajón, su compañero de aventura, el hermano Eadulf. Nació de la pluma del escritor inglés Peter Tremayne (seudónimo de Peter Ellis), historiador y experto en temas celtas. La primera aventura fue "Absolución por asesinato" (1994) y luego la han seguido hasta hoy 26 novelas más.
Juez Dee. El detective más popular de China es el juez Dee, un juez que desarrolla su labor investigadora en el siglo VII. Basado en un personaje real, el holandés Robert van Gulik encontró una novela del siglo XVIII que contaba algunos de sus casos, "Casos celebres del juez Dee". Después de traducirla al inglés en 1949 comenzó él mismo la publicación de novelas sobre el juez investigador. También desde el año 663 este juez desentraña extraños casos a veces con elementos sobrenaturales ayudado por sus fieles colaboradores, un antiguo criado, un par de salteadores redimidos, y más tarde un estafador arrepentido. El contexto de sus aventuras es la China de la dinastía Tang de la emperatriz Wu, aunque el contexto histórico está muy diluido en las novelas de Gulik en favor de la costumbres y tradiciones. Más de 20 novelas y relatos cortos formaron la primera tanda de aventuras del juez, pero luego otros autores continuaron sus aventuras enriqueciéndolas. Novelas, cómics, una serie de televisión, una tele movie, y dos recientes adaptaciones al cine avalan la vigencia del peculiar juez. 
Erwin el sajón. Erwin es uno de los dos missi dominici que Carlomagno envía por sus reinos cuando hay que resolver algún problema. El otro es su compañero y la fuerza bruta del equipo, Childebrand, un noble de origen germano. Erwin es un abad de origen sajón que pone su inteligencia y conocimientos para resolver los asesinatos que se topan por el camino. Desde el 796 a los primeros años del siglo IX  los dos enviados del rey franco recorren no sólo las tierras de su señor, sino que llegan a resolver crímenes entre los vikingos o en la corte del mismísimo Harún al-Rachid. Su inventor el francés Marc Paillet escribió la primera novela "El puñal y la ponzoña" en 1995 y a ésta la siguieron 7 aventuras más.  
Visir Hasdai. El visir de Abderraman III Hasday ben Shaprut (915-975) se convierte por obra y gracia de dos escritores británicos, estudiosos de Al-Andalus y ocultos bajo un seudónimo, en el protagonista de un par de novelas de intriga medieval. "Fin de partida en Córdoba"( 2012) y "La oración del crepúsculo" (2013) son hasta ahora las dos únicas aventuras del visir, médico y diplomático judío al servicio del califa Abderramán III. La inteligencia y la paciencia de el personaje son las armas que Hasdai utiliza para desentrañar asesinatos y deshacer conspiraciones. El personaje real fue merecedor de una triste escultura en su tierra natal Jaén. De momento nos tendremos que conformar con las dos únicas aventuras del investigador que transcurren en el año 948 y en el 950 en el incomparable marco de la Córdoba califal.  
Fray Cadfael. El monje benedictino Cadfael vive su pacífica existencia como herbolario y sanador en un monasterio inglés. Sin embargo los crímenes y asesinatos se cruzan insistentemente en su vida, y es su pericia y capacidad de observación lo que le llevan a descubrir a los culpables. En ocasiones tiene la inestimable ayuda de un militar con quien tiene una estrecha amistad,  Hugo Berengario. 21 novelas cuentan las investigaciones del fraile en una Inglaterra agitada por las luchas entre la emperatriz Matilde y el rey Esteban I. La primera de sus aventuras comienza en 1137 y la última termina en 1145. La inglesa Ellis Peters (Edith Pargeneter) escribió la primera de la novelas de Cadfael, "Un dulce sabor a muerte", en 1977. La serie ha sido adaptada para la radio y luego para una serie de televisión protagonizada por Derek Jacobi.
Adelia Aguilar. Una misteriosa anatomista  que viene de Salerno acompañada de un árabe llamado Mansur es la encargada de resolver crímenes en la corte del rey ingles Enrique II. En 1171 la antecesora del CSI y de la ciencia forense resuelve asesinatos gracias a sus conocimientos médicos. La escritora británica Ariana Franklin (alias de Diana Norman) lleva de momento cuatro aventuras de la forense, aunque la primera fue "Maestra en el arte de la muerte"(2007) que ganó algún que otro premio y fue considerada la novela mejor documentada del año. 
El caballero y la abadesa. Sir Josse D'Aquin, caballero del rey Ricardo I, y la abadesa Helewise unen fuerzas para descubrir los autores de los asesinatos que se van encontrando en sus aventuras juntos. En 1189 sir Josse tiene que acudir a la abadía de Hawkenlye que gobierna la que se convertirá en sus futura compañera de investigaciones. En esta primera aventura, "La novicia asesinada"(1999), tendrán que investigar la violación y asesinato de una novicia. La saga de "Los misterios de la abadía" se compone de 12 novelas que mezcla las aventuras detectivescas con el contexto de la Inglaterra de Ricardo Corazón de León. La psicóloga y graduada en literatura inglesa Elizabeth Harris firma las novelas con el seudónimo de Alys Clare. 
Guillermo de Baskerville. El fraile franciscano que en 1327 desentraña los horribles asesinatos en una abadía italiana sólo protagonizó una novela "El nombre de la rosa"(1980), pero su fama gracias a su difusión y luego adaptación al cine es ya universal. Inspirado en Sherlock Holmes y Tomas de Aquino el humilde e inteligente Guillermo fue perfectamente retratado en la película por Sean Connery. El filósofo italiano Umberto Ecco creó con su novela una auténtico renacer de la novela histórica de misterio, y desde entonces escritores de todo el mundo han intentado seguir sus pasos con desigual éxito.
Owen Archer. El arquero tuerto ya retirado trabaja para el arzobispo de York en un sinfín de tareas complicadas, como espía, investigador, jefe de su guardia, durante el reinado de Eduardo III de Inglaterra (1327-1377). La primera de sus historias, "El secreto del boticario" (1993),que se desarrolla en 1363, inauguró las andanzas de este antiguo soldado metido a investigador que durante 10 novelas se cruzará con todo tipo de individuos y situaciones complicadas en la Inglaterra del siglo XIV. Candance Robb es la estadounidense que especializada en literatura medieval anglosajona creó a Owen, y le debió de coger gustó a la literatura histórica porque continuó escribiendo nuevas sagas de otros personajes.
Hugo Corbett. Corbett es un escribano real al servicio del rey Eduardo I de Inglaterra. Antiguo soldado, Corbett se dedica ahora a desmontar conspiraciones y atrapar criminales. Desde 1284 el investigador se embarca en aventuras llenas de intriga, conspiraciones, oscuros y tenebrosos secretos. La primera aventura "El diablo en Santa María"(1986) presenta al detective y a su criado Ranulfo, antiguo criminal que le ayudará en sus investigaciones. La última de las 15 aventuras del escribano detective se desarrolla ya en 1303. El británico Paul Doherty es uno de los escritores más prolíficos de la narrativa histórica de intriga con varias series en marcha y con un éxito bastante considerable de ventas. A los 71 años este historiador, conferenciante, y escritor no para y de su pluma no dejan de salir investigadores en todas las épocas imaginables de la historia.
Fray Athelstan. Athelstan es un fraile dominico que carga con la culpa de la muerte de su familia. Ahora refugiado en la humildad y la paciencia realiza los trabajos más duros, incluido ayudar a sir John Cranston, el forense del reino, a desentrañar misteriosos asesinatos. La primera colaboración del fraile y el forense se produce en 1377 después de la muerte de Eduardo III y con un Ricardo II a punto de subir al trono inglés. A lo largo de 18 novelas recorremos la Inglaterra de Ricardo II de la mano de este humilde monje y de su compañero. "La galería del ruiseñor"(1991) es la novela que inicia la saga, firmada por un tal Paul Harding, que no es otro que el mismo Doherty, padre de la criatura anterior.
Segismundo. El antiguo mercenario de aspecto siniestro con su reluciente calva y su vestimenta negra es algo más que un investigador. Sus habilidades son amplias y no sólo captura a los criminales con su inteligencia, sino que sus habilidades con la espada le convierten en un mortífero enemigo. La Italia del siglo XV es el escenario de las aventuras de Segismundo y su desaliñado criado Benno que comienzan sus andaduras en "La muerte de la duquesa"(1991) y continúan en 5 novelas más escritas por una pareja de amigas de colegio ocultas tras el seudónimo de Elizabeth Eyre.
Roger Chapman. Desde la ancianidad en 1522 Roger Chapman nos cuenta sus aventuras desde 1471 cuando decidió dejar la vida en un monasterio por la de buhonero, y eso le llevó a verse implicado en todo tipo de misterios, asesinatos e intrigas en la convulsa Inglaterra de finales del siglo XV. En "La posada siniestra"(1991) asistimos a sus primeros pasos por el mundo de la investigación criminal, y su contacto con la corte de Eduardo IV. 22 novelas de la británica Kate Sedley atestiguan que el genero histórico de intriga sigue siendo una apuesta segura.
Monjes, buhoneros, jueces, abadesas, frailes, caballeros, visires, forenses, toda profesión es válida para que los escritores fantaseen con sagaces investigadores que nos llevan por toda la Edad Media, sobre todo por la inglesa que para eso la mitad de los autores son de ese país. El genero histórico de intriga nunca ha estado más vivo, y los detectives medievales son todo un mundo a explorar por los ávidos lectores, y como veis hay para todos los gustos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario