BAILANDO SOBRE LOS REMOS

LOS VIKINGOS

Título Original: The Vikings

Año: 1958

País: Estados Unidos

Duración: 118 min.

Dirección: Richard Fleischer

Reparto: Kirk Douglas, Tony Curtis, Ernest Borgnine, Janet Leigh, Alexander Knox, Frank Thring, James Donald, Maxine Audley

Marco Temporal: 862-867

Marco Espacial: Escandinavia, Inglaterra.


Un grupo de vikingos liderados por Ragnar ataca el reino de Nortumbria. En la incursión muere el rey, y su viuda queda embarazada del caudillo nórdico. Un nuevo rey, Aella, ocupa el trono, y la reina viuda envía al hijo recién nacido lejos para protegerlo de las ambiciones del nuevo monarca. Pero el niño nunca llega a su destino, y por un azar acaba en manos del mismo Ragnar que desconoce que es su hijo.

Las sagas nórdicas protagonizadas por Ragnar Lodbrok y sus hijos tienen en "Los vikingos" su primera adaptación cinematográfica. Ragnar (Ernest Brognine) y su hijo Einar (Kirk Douglas) son la excusa perfecta para uno de los grandes films clásicos de aventuras, hasta el punto que los supuestos protagonistas, el matrimonio Curtis-Leigh interpretando a la pareja de enamorados de la cinta, son totalmente eclipsados por la fuerza de estos desbocados hombres del norte. El guión tira de una historia típica con dos hermanos en lucha por la misma mujer que cual Cain y Abel van a llevar su enfrentamiento hasta las últimas consecuencias. Idea nada original pero que trasladada al mundo de los fieros vikingos dio una de las películas más taquilleras de su época, un auténtico hito que rescató a los nórdicos de las olvidadas páginas de los libros de historia para ponerlos en las pantallas iniciando la era de los vikingos en el cine y la televisión.

El reciente triunfo de la serie "Vikingos" ha vuelto a poner la atención del espectador en Ragnar y sus hijos, pero mucho antes de la exitosa producción, Fleischer había intentado realizar una cinta honrada sobre los vikingos. El director se había documentado sobre las costumbres y la sociedad  vikingas, se preocupó porque las embarcaciones fueran lo más exactas posibles a las conocidas, e incluso rodó en un par de fiordos noruegos. Es cierto que se equivocó en el tema de los castillos, absolutamente anacrónicos con respecto a la época en la que se supone se desarrolla la historia, pero es que la película era ante todo un film de aventuras, no un documental histórico. Tampoco respetó mucho la historia de los personajes reales, y tanto el final de Ragnar como el reinado de Aella de Northumbria  son modificados para adaptarse a la narración. Recordando que se rodó en 1958 la película es una maravillosa cinta de aventuras con una interpretación magnífica de Kirk Douglas, y que a pesar de los años, de las deficiencias, de los errores, se puede ver y disfrutar siendo muy superior a casi todas las producciones que sobre el tema se realizaron con posterioridad.

Quienes de niños vimos por primera vez a estos vikingos es difícil que podamos ya sustituirlos en la memoria por otros. El baile equilibrista sobre los remos de los drakkars, las borracheras y sus peligrosos juegos, la escalera de hachas, la escena del halcón, y como no, la pegadiza música, forman ya parte de la cultura popular. ¿Queda alguien que haya visto la película y no haya tarareado o silbado la tonadilla? Yo mismo al escribir el artículo casi no puede evitar el entonar el conocido: "Tururú tururú. Turururu tururoreroooo...". ¿Qué no la habéis visto? ¡Por Odín! ¿a qué estáis esperando?i
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario