GAMALIEL, EL NIÑO JUDÍO

LAS OLIVAS NEGRAS


Título Original: Les olives noires

Guionista: Joann Sfar

Dibujante: Enmanuelle Guibert

Año de Publicación: 2001-2003

País: Francia

Marco Temporal: s. I

Marco Espacial: Palestina





Gamaliel es un curioso niño judío que vive con su padre en el campo pastoreando en las cercanías de la gran ciudad de Jerusalén. Una noche su padre le advierte que al día siguiente iran a la ciudad a sacrificar un cordero en el templo. Junto al padre y el hijo una multitud entra en la ciudad santa vigilada por los soldados romanos.

Joann Sfar, guionista francés de origen judío, aprovecha esta intimista historia para mostrarnos las costumbres del pueblo semita. A través de los ojos de un niño, Gamaliel, entendemos la religión, asistimos a ceremonias, a enfrentamientos, a luchas, a pequeños detalles de la vida cotidiana en la  Palestina del siglo I en plena ocupación romana. Unos desertores romanos, un anciano medio loco, un fanático religioso, son los peculiares personajes que acompañan a la limpia mirada del pequeño Gamaliel. Profetas, esclavos, militares, gladiadores, conforman el fresco humano de una serie que de momento tiene tres números y ha quedado sin terminar.


El guión más que contar una historia lineal, deambula, explora, sigue al personaje del niño en su vagar, lo que permite al autor enseñarnos lo que quiere, hacerle entrar en contacto con ideas y tipos humanos diferentes. La formación filosófica de Sfar y su educación religiosa está presente en todo el cómic en una narración muy al gusto del francés más preocupado siempre por lo qué cuenta que por cómo contarlo. 

El propio planteamiento del guionista le lleva a buscar dibujantes más cercanos al cómic de humor que a  los realistas. Según sus propias palabras se trata de esforzarse por la narración y no malgastar energías en hacer dibujos bonitos. Así Guibert resuelve las viñetas con rapidez y unos cuantos trazos. El color casi brilla por su ausencia, y suele ser apagado, los acabados son sencillos, poco detallistas, porque se pretende que la fuerza de la historia esté en las palabras que el dibujo sólo se encarga de subrayar, fijaos si no en la escena en que el crío pregunta a su padre si le sacrificaría a petición del Señor, o el momento en que los desertores romanos descubren que si se quieren quedar en el campamento judío y vivir deberán ser circuncidados. 

En definitiva estamos ante un cómic alabado por la crítica, pero al que no debieron acompañarle las ventas porque desde el 2003 está pendiente su conclusión. A pesar de lo cual "Las olivas negras" es una propuesta diferente, original y fresca, que nos permite acercarnos a una de las grandes religiones del mundo al tiempo que disfrutamos de una historia llena de sentimientos, y un sutil humor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario