UN INDIO EN LA CORTE DE INGLATERRA

LA REINA VICTORIA Y ABDUL


Título Original: Victoria and Abdul

Año: 2017

Duración: 112 min.

País: Reino Unido

Director: Stephen Frears

Reparto: Judi Dench, Ali Fazal, Stephen Graham, Adeel Akhtar, Paul Higgins, Michael Gambon, Tim Pigott-Smith, Olivia Williams, Robin Soans

Marco Temporal: 1887-1901

Marco Espacial: Gran Bretaña, India


Agra, 1887. Abdul es un joven musulmán que vive en la India gobernada por los británicos. Trabaja en la prisión británica de la ciudad al tiempo que realiza pequeños encargos para los administradores coloniales. Uno de esos encargos le reporta un inesperado "honor", ser seleccionado para entregar a la reina Victoria una medalla conmemorativa con motivo de su Jubileo de oro. El sorprendido joven se ve embarcado hacia la lejana Inglaterra donde todo será nuevo y extraño.

La reina Victoria ha entrado en el tramo final de su reinado, se siente sola y cansada, aprisionada por la propia rigidez que marca el protocolo de la corte. La llegada de un hombre joven proveniente de otra cultura, de otro continente, pone una nota de frescura en su monótona vida. Pero como era de esperar la intromisión de un elemento extraño y no controlado pone nerviosos a quienes rodean a la reina y ven peligrar sus posiciones.

Stephen Frears trae una nueva película de época, una comedia amable, ligera, que se mueve sin estridencias por un camino ya recorrido por otros films, y por tanto fácil de llegar al gran público. Películas con ancianos que se marchitan sin otro fin que esperar su final y que ven en la llegada de un personaje joven e ingenuo que pone patas arriba su vida hemos visto unas cuantas. En este caso la historia tiene el aliciente de tener como personaje central a la encorsetada reina Victoria, ejemplo de lo más rancio de la sociedad británica y que dio nombre a toda una era, y a un indio, de la India no de América, que entra en la vida de la soberana como un huracán de aire fresco que arrasa con el olor de naftalina y agita los vendajes de tanta momia como puebla la corte inglesa.

El film que se basa en una relación real, pues parece que el tal sirviente indio de la Reina Victoria existió, es más que una película histórica, una película de sentimientos, sobre la soledad y la vejez, sobre las diferencias culturales y la posibilidad de aprender y disfrutar de ellas, y es casi una sutil llamada de atención a la sociedad actual en dos de sus grandes males: la xenofobia y el abandono al que somete a sus ancianos. Al mismo tiempo funciona, imagino que sin pretenderlo, como una perfecta continuación de aquella otra película ya comentada aquí (ver Amores de madurez de una reina) "Su Majestad Mrs. Brown"(1997), puesto que Judi Dench repite 20 años después el mismo papel y de nuevo lo borda. Interpretaciones magníficas en una cuidada recreación con un guión efectivo dan una película agradable de ver aun cuando no llega a alcanzar la calidad de otras obras de Frears ("Las amistades peligrosas", "The Queen").

No hay comentarios:

Publicar un comentario