ALDEANOS EN PIE DE GUERRA

BANG-RAJAN


Título Original: Bangrajan

Año: 2000

País: Tailandia

Duración: 95 min.

Dirección: Tanit Jitnukul

Reparto: Jaran Ngamdee, Winai Kraibutr, Theerayut Pratyabamrung, Bin Bunluerit, Bongkoj Khongmalai, Chumphorn Thepphithak.

Marco Temporal: 1765-1766

Marco Espacial: Tailandia


En 1765 el rey de Birmania decide atacar el vecino reino de Siam. Para la invasión del vecino país envía dos ejércitos, uno por el oeste y otro por el norte para tomar la capital. Pero el ejército del norte ve frenado su avance por la inesperada resistencia de los pobladores de una miserable aldea siamesa, Bang- Rajan. 

La película cuenta la épica resistencia de una aldea del antiguo reino de Siam al avance del ejercito birmano durante la Guera birmano-siamesa (1765-1767). A través de un grupo de personajes estereotipados: el sabio y anciano jefe, el valiente y bigotudo líder, el borracho pendenciero pero audaz guerrero, el abnegado matrimonio que espera su primer hijo, y por supuesto la joven pareja de enamorados, el director nos va a ir mostrando como estos aldeanos con pocos recursos pero mucho ingenio y valentía se prepararan para enfrentarse al enemigo invasor. Tras pequeñas escaramuzas e interludios en los que el espectador asiste a las ilusiones, deseos, o resignación ante lo que se avecina, se nos va preparando para la épica y sangrienta batalla final.

Monumento a los héroes de Bang-Rajan. Tailandia
La leyenda tailandesa que relata la heroica batalla ya forma parte de la épica tradicional de ese país aunque su historicidad sea puesta en duda. Es posible que los acontecimientos aribuidos a la aldea y narrados en la película se correspondan con varios lugares y episodios de la guerra. Con todo en Tailandia no perdieron la ocasión de homenajear a los héroes de Ban-Rajan y éstos cuentan con su propio monumento. Al margen de esto el film es una aportación interesante de un cine poco conocido en occidente a pesar de que tiene una industria cinematográfica con bastante presencia en el mercado oriental.   

La película gana en su segunda mitad cuando entramos en el terreno bélico, a pesar de lo sangriento de algunas escenas. Sin embargo las actuaciones no alcanzan el dramatismo que exigían ciertas escenas e impiden que el espectador occidental llegue a emocionarse con los sufridos aldeanos. Los momentos dedicados a presentarnos el ingenio y determinación de los defensores son de lo mejor de la película, y ya se ha hecho conocida la escena en que acuden al combate montados sobre búfalos de agua o fabrican sus propios y poco fiables cañones. El apartado más negativo de la cinta es el sonido, absolutamente exagerado y muy típico de las películas de artes marciales con esas patadas y bofetadas que suenan en "sensurround" y que aquí pegan menos que negro mostacho en labio de modelo sueca.

En Estados Unidos la película fue bien acogida y contó incluso con la "bendición" del conocido director Oliver Stone. Allí la compararon con "El Alamo". Para el resto de los occidentales es una película bélica con unos toques gore en su última parte, que entretendrá a los aficionados al genero épico-histórico aunque no llegue a emocionarles. El tema que en sí no es novedoso sí lo es por de donde viene y como lo pone en imágenes, por lo que merece la pena darle una oportunidad a la película que seguro que no aburrirá a los que gusten de estas producciones. El trailer sirve para dar a los más reacios a ver algo que no provengan de Hollywood una idea de por donde van los tiros o quizás sería más apropiado en esta ocasión decir de donde vienen los búfalos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario