CRÓNICAS AMERICANAS

CONQUISTADORES ADVENTUM

Título Original: Conquistadores Adventum

Año: 2017

Nº de Episodios: 8 (50 min. cada uno)

País: España

Director: Israel del Santo

Reparto: Eduardo San Juan, Nacho Acero, Eduardo Ruíz, Roberto Bonacini, José Sisenando, Miguel Lago Casal, Miguel Díaz Espada, Paco Illescas.

Marco Temporal: 1492-1422

Marco Espacial: España, América


La reina Isabel I recibe una "Gramática sobre la lengua castellana" que se le presenta como el arma más poderosa del Imperio que se forjará bajo sus pies. Poco tiempo después en el campamento del ejército que sitia Granada la misma reina pasa revista a las tropas y las arenga anunciándoles la próxima caída de la ciudad. La Reconquista ha terminado y los "perros de guerra" que han luchado durante 800 años están listos para nuevas conquistas.

La serie dedicada a contar los primeros 30 años de la presencia española en América o de la Conquista toma los caminos del docudrama. Una voz en "off" que hemos de suponer se trata de un testigo de los hechos que narra, aunque más bien por los comentarios parece borracho de taberna cambiando historias a cambio de un trago, nos cuenta el viaje de Colón y sus primeros años al frente del virreinato, las andanzas de Alonso de Ojeda, el descubrimiento del Pacífico, la primera circunnavegación del globo, etc. El narrador enlaza unas historias con otras, casi siempre saltando de un personaje a otro, siguiendo los pasos de los conquistadores que el mismo denomina "perros de guerra".

La serie tiene a su favor lo que cuenta, ya que precisamente estos primeros años en las Américas fueron fecundos en aventuras, conquistas, matanzas, heroicidades, sacrificios, en fin de todo hubo. El narrador se queda frecuentemente con los aspectos más escabrosos y violentos, eso sí siempre del lado español. Se pretendía darle un tono serio, riguroso y realista, al tiempo que se quedaba bien con el posible mercado americano donde imagino que se quería vender la serie. Por ello los conquistadores son auténticos lobos y los indígenas unas beatíficas criaturas. Los medios puestos a disposición del director sin ser propios de una producción hollywoodiense son mayores que los vistos en otras series documentales españolas, aún así se notan las carencias.

Curiosamente la serie ha despertado opiniones muy encontradas ente el público español que la ha visto. Por una parte unos le achacan el poco patriotismo de la serie, lo políticamente correcta que es, el aspecto tan negativo que da de los conquistadores, y la falta de rigor histórico. Por el otro están quienes la alaban afirmando que se da una versión realista, además de ofrecernos una interesante crónica de los primeros años de los españoles en América.

La verdad es que con una idea interesante se realizó una serie en general bastante antipática. Muy buena en sus planteamientos, incluso en la idea de ir enlazado las historias, pero no tanto en su desarrollo. A veces deslabazada, a veces inconexa, siempre maniquea (la teoría del buen salvaje hace años que está más que desechada), y excesiva en determinados momentos. Me viene a la mente uno de los peores momentos de la serie: El relato del fin de Alonso de Ojeda, absolutamente innecesaria su escenificación. Tampoco los comentarios del narrador son siempre oportunos y más que acercarnos los hechos parece escupirlos o vomitarlos algo que no parece propio de alguien que participó en la conquista.

A su favor tiene la cantidad de información que ofrece al espectador, aunque éste en muchas ocasiones tiene que realizar el esfuerzo de ordenarla, quitar el sobrante, y quedarse con lo interesante, que hay mucho. Es difícil que la serie enganche al principio al aficionado a la historia, precisamente por ese planteamiento tan negativo en el tratamiento de los personajes, y es una pena porque los hechos narrados son impresionantes, se trata a figuras poco o nada conocidas por el gran público tanto del lado español como del indígena, y se podía haber realizado una serie perfecta. Pero al final uno no sabe si está viendo una serie documental financiada en América, si esta viendo una versión española de "Juego de tronos" a la española y con pocos medios, u otra cosa. No se trataba de hacer discursos patrióticos y hablar de la "gran gesta", pero de ahí a que todos los conquistadores parezcan los Lanister hay un paso. Y que conste que la serie me sigue pareciendo una gran idea y merecedora de una continuación para ver a Cortés y Pizarro, eso sí con más medios, y pagándole unas copitas y algo de comer al narrador para que suavice el tono una vez que tenga la barriguita caliente y se le pasen los malos humos y los aires de mendigo resentido. 
       

No hay comentarios:

Publicar un comentario