TERREMOTO SOBRE PORTUGAL

LA JESUITA DE LISBOA


Título Original: Die Jesuitin von Lissabon


Autor: Titus Müller 


Año de Publicación: 2010


País: Alemania


Marco Temporal: 1755-1759


Marco Espacial: Portugal


1755. El navío Fortune hace frente a una tempestad mientras intenta llegar a salvo al puerto de Lisboa. En su interior Antero Moreira de Mendoça reza por su salvación y porque el cargamento que trae de contrabando entre en la ciudad sin ser detectado. En la cercana Lisboa la joven Dalila le ha robado a su gemela Leonor el pañuelo que Antero regalara a ésta, pues está en secreto enamorada del contrabandista.

El alemán Titus Müller se lanza con su novela de lleno al mundo de las intrigas jesuiticas en el siglo XVIII, esas mismas que les valieron su expulsión de casi todos los países ilustrados de Europa. Su personaje central, Antero Moreira, un antiguo colaborador de los jesuitas que ahora está resentido contra ellos, comienza una cruzada personal por desenmascarar al principal responsable de la orden en Lisboa sin saber que la mujer con la que mantiene una relación es una espía al servicio de sus enemigos.

Recreación del maremoto de Lisboa de 1755. 
La recreación de la Lisboa del XVIII es francamente magnífica, el relato del terremoto del 1 de noviembre de 1755 y sus consecuencias es espectacular, y toda la trama en torno a los acontecimientos históricos que siguieron está perfectamente urdida. El tramo final del libro centrado en el atentado contra el rey José I ofrece una sorprendente explicación del mismo que culmina con los procesos subsiguientes. En fin una novela entretenida, que rezuma historia por todas sus paginas, que hace sentir al lector que se encuentra en la época que noveliza, y que además mantiene el interés desde las primeras páginas. El terremoto de Lisboa, el enfrentamiento entre el padre Malagrida y el primer ministro José de Carvalho (más conocido como el Marqués de Pombal), el atentado real, el Proceso de los Távora, eso y mucho más ofrece esta interesante novela que ningún aficionado debe dejar escapar. Como muestra un breve fragmento donde se narra como uno de los protagonistas se enfrenta al maremoto que sucedió al terremoto y los incendios:

"Leonor comenzó a bajar por la escalera para ayudarlos a volver a tierra antes de que se vieran despedazados entre el barco y la orilla. A medio camino se quedó parada y un escalofrío le recorrió la espalda. La nave se alejaba y, con ella, los hombres y las demás embarcaciones. Parecía como si un remolino chupara toda el agua de Lisboa.

Los escalones, llenos de mejillones y algas, se quedaron vacíos. El agua estaba formando un valle pulido, algo seguía absorbiéndola. A lo lejos, más allá de las nubes de humo, Leonor vio algo oscuro, tan ancho como el horizonte.

Una muralla de agua.

No estaba muy segura de su altura hasta que vio cómo aquella masa de agua pasaba por encima de las primeras embarcaciones, a las que engulló sin esfuerzo. Las pinazas se desmembraban, los mástiles volcaban, los botes de pescadores zozobraban como corchos.

La muralla se acercaba a la orilla, pero no disminuía. ¡Las olas siempre rompían al llegar a la orilla! Aquella ola ni rompía ni se deshacía. Estaba oscureciendo el cielo. En su cresta se agitaba la espuma. Había ya restos de barcos por el agua, galeones desbordados. El navío de línea del puerto de guerra volcó y sus poderosos cañones cayeron pesadamente al agua.

Leonor se dio media vuelta y subió las escaleras a toda prisa. Pero ¿hacia dónde huir?¿Hacia el fuego?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario